El suministro de Gas Natural para autobuses está al límite de su capacidad

La sostenibilidad en el servicio de autobuses no es infinita. El Ayuntamiento de Burgos ha incorporado este lunes cinco nuevos vehículos que funcionan con Gas Natural, un combustible que reduce sus emisiones de CO2 al 30%.

Con la entrada de estos nuevos autobuses, el 46% de la flota está alimentada por Gas Natural y el edil de movilidad, Josué Temiño, asegura que la intención es seguir adquiriendo vehículos que funcionen con este combustible porque son más baratos que los eléctricos.

Sin embargo, el concejal del Grupo Municipal Popular, Jorge Berzosa cree que debiera apostarse por el modelo eléctrico porque la estación que suministra el gas natural a los autobuses está al borde del colapso.

A su juicio, o se amplia esta estación o se buscan otras alternativas, como pasarse al eléctrico, cuyo coste es mayor pero con un menor consumo.

A día de hoy no hay nada decidido sobre qué modelos de autobús serán los siguientes que se adquiera.