El SOI urge a Rico a buscar un «diputado competente» en el área de Personal

Lorenzo Rodriguez Vicepresidente Diputacion (Noviembre 2019)

El Sindicato Obrero Independiente de la Diputación de Burgos urge a su presidente, César Rico, a que busque un diputado competente al frente del área de Personal, en referencia al actual responsable y vicepresidente de la Institución Provincial, Lorenzo Rodríguez.

En este sentido el sindicato denuncia el «caos» en la actual gestión de este área y el daño que se hace a la estructura de la plantilla de la entidad. Claro ejemplo de ello es que mientras tiene que suspender en noviembre el comité de seguridad y salud por falta de quórum, ese mismo mes se hayan contabilizado 22 accidentes de trabajo, el dato más alto del histórico de la Diputación.

El SOI señala que desde que tomó el mando de Personal Lorenzo Rodríguez el pasado mes de julio, se ha producido una «falta de control de los contratos de carácter temporal» que ha llevado recientemente a tener que modificar crédito para hacer frente a estos pagos, tal y como denunciaba hace unas semanas el portavoz del Grupos Provincial Socialista, David Jurado.

Esta desorganización, señalan desde el sindicato, hace que se den situaciones de «caos» como la de Oña, donde hay bajas sin cubrir desde hace 15 días o donde se ofrecen prorrogas de contratos a trabajadores que se encuentran hospitalizados.

Pero el sindicato pone más ejemplos de la mala gestión de Rodríguez en Personal, y recuerdan que estando en la oposición presentó una moción al pleno acusando de contratar a dedo a un concejal del PSOE del Ayuntamiento de Oña de auxiliar administrativo, cuando hace apenas quince días él ha comisionado a ese mismo concejal en el mismo puesto. Lorenzo Rodríguez representa según apuntan, «la degeneración política y la falta de palabra», por lo que urgen a César Rico a situar a una persona competente en un área tan importante como el de Personal.

En este sentido insisten en que desde su sindicato proponen medidas para reducir las bajas laborales y paliar el gasto, pudiendo fomentar la conciliación y elevar la calidad de servicio, pero necesita un interlocutor «que entienda el idioma de los trabajadores». Algo que no se produce con Lorenzo Rodríguez al mando.