El sector del automóvil en Burgos, uno de los más afectados por la falta de materias primas

El sector del automóvil, uno de los más importantes en la provincia está sufriendo fuertemente la crisis de materias primas. Ya no solo los propios clientes que quieran comprar un vehículo que deben esperar para que se les entregue entre 6 y 8 meses, si no que también para la producción de los mismos.

Esto se debe a falta de microchips en el sector del automóvil, necesarios para esta producción. Si estos componentes se van retrasando se paraliza el sector y lo acaba pagando el trabajador que, finalmente, acabará en un ERTE. Por su parte, las empresas sí que se verían realmente afectadas por la paralización de mercado. Según confirmaba este miércoles el secretario general de UGT en Burgos, Pablo Fraile, esto se debe a la falta de stock. Esta carencia de productos en almacén, según Fraile, comenzó hace unos años cuando se supo que de esta manera la rentabilidad era mayor. Así, a día de hoy nadie tiene estos chips y, por tanto, la producción no existe.

Pero no es el único sector afectado por esta crisis de materias primas en Burgos; la industria agroalimentaria también esta sufriendo las consecuencias de esta crisis. «Desde la producción de carne hasta los licores», sostenía Fraile, aunque el de UGT quería destacar que no se debería generar alarmismo ya que en muchos casos, se tratan de especulaciones para subir los precios y recuperar las pérdidas de la pandemia.

Por ejemplo, Fraile recordaba que hace unos meses traer un contenedor desde China costaba unos 3.000 euros, a día de hoy cuesta alrededor de los 17.000. La causa, según el de UGT, son las «paradas» que hubo durante la crisis sanitaria y es ahora cuando hay que recuperar ese dinero perdido. Así, finalmente, las más afectadas son las empresas.