El PSOE no logra adecuar la ciudad a la nueva Ordenanza de Movilidad

Gente Andando Dia Lluvia Frio (Noviembre 2018)

Mucho se ha hablado de la nueva Ordenanza de Movilidad de la capital burgalesa y sin embargo el equipo de Gobierno local ha sido incapaz de adecuar la ciudad para su entrada en vigor.

El debate en torno hacia dónde se debía dirigir la movilidad de la ciudad ha estado presente en el Ayuntamiento en los últimos años y, pese a los acuerdos alcanzados en la materia, la aprobación y puesta en marcha de la ordenanza no ha calado en ninguno de los ámbitos a los que abarca.

El documento se aprobada en Pleno el 20 de diciembre no sin pocos avatares y ahora, tras su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), se puede decir que existe un gran desconocimiento ciudadano en relación a lo que contempla y las modificaciones que registra.

La principal novedad de esta ordenanza es la limitación de la velocidad a 30 kilómetros por hora en una inmensa mayoría del callejero local. Todas las vías con un único carril o las de dos carriles y doble dirección se encuentran afectadas por esta limitación.

Sin embargo, el Ayuntamiento no ha sido capaz de adecuar la señalética a esta circunstancia, por lo que el desconocimiento en torno a la medida es generalizado y no solo entre los burgaleses, sino también entre quienes visitan la ciudad.

En relación a los nuevos planteamientos en torno a la movilidad en bicicleta o patinete, también existe un desconocimiento generalizado respecto a lo que dicta la ordenanza y los lugares por los que se puede circular o no con este tipo de vehículos.

Así, nada ha cambiado respecto al modo en que se realizaba la movilidad en la ciudad hasta la entrada en vigor de la ordenanza y solo falta por ver cómo pretende el Gobierno local dar a conocer los nuevos cambios y cuándo éstos se materializarán de una forma visible en el término municipal, por ejemplo mediante la nueva señalización.