El PSOE considera “alarmante” que 1.000 personas dependientes hayan dejado de recibir atención en 2015

personas mayores ancianos

El portavoz socialista de Familia en las Cortes de Castilla y León, Jorge Félix Alonso, califica de “alarmante” Castilla y León haya dejado de atender en los dos primeros meses de 2015 a 1.000 personas en situación de dependencia.

A este “alarmante” dato, reflejado en la estadística mensual de evolución de la dependencia que elabora el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e
Igualdad, hay que sumar, tal y como denuncia el procurador socialista, la reducción de ayudas en todos los grados de atención a la dependencia.

“A pesar de los intentos del Ministerio de cocinar los datos, la realidad confirma que en Castilla y León cada vez se atienden menos personas en situación de dependencia” señala Alonso, quien subraya que “desde que el PP, tanto en el Gobierno de España como en la Junta de Castilla y León comenzó en 2012 a aplicar los recortes en la Ley de Dependencia, Castilla y León ha dejado de atender a 4. 600 personas dependientes”.

“Y lo más preocupante es que más de 3.000 son grandes dependientes, las personas que más necesitan la atención a la que tienen derecho por la Ley de Dependencia”, destaca Alonso quien asimismo destaca el descenso en la atención en los servicios de cuidados en el entorno familiar, atención residencial y atención en centros de día.

En este sentido, el representante socialista advierte que “la reducción del número de personas dependientes atendidas en nuestra Comunidad en el conjunto de los servicios de atención a la dependencia se debe únicamente a la política de recortes llevada a cabo por el PP a nivel nacional y autonómico” y reitera que “los datos reflejan la denuncia socialista de que el PP ha reducido el número de personas dependientes atendidas de manera constante a lo largo de su mandato”.