El proyecto del Burgos CF nace muerto

Antes del 2 de agosto, se necesitan 2.600.000 euros

Varios integrantes de la Sociedad Yucon, propietarios del  Burgos CF SAD
Varios integrantes de la Sociedad Yucon, propietarios del Burgos CF SAD

Tras la salida de la familia Caselli del Burgos CF, los nuevos gestores, con Rodrigo Santidrián a la cabeza no ganan para sustos. Cada día que pasa, la deuda dejada por los argentinos crece. La auditoría, que se podría presentar en las próximas horas, deja un descomunal agujero en la Sociedad Anónima Deportiva (SAD), deudas e impagos que sin duda van a lastrar las posibilidades deportivas de la entidad, que auguran muchos dolores de cabeza para los propietarios de la entidad, y que cuestionan muy seriamente la viabilidad económica del Burgos CF.

A las deudas conocidas, el nuevo Consejo de Administración, presidido por Rodrigo Santidrián, está también haciendo frente a los numerosos compromisos exigidos por LaLiga, para competir en Segunda División (reformas Estadio, avales, …), de momento antes del 2 de agosto, se necesitan 2.600.000 euros, cantidad que LaLiga exige para participar en la competición.

Otros de los compromisos económicos, a los que hay que hacer frente en los próximos días, son las deudas, todavía pendientes con algunos de los futbolistas de la pasada temporada, la mensualidad de junio, y parte de las primas firmadas por el ascenso, cantidades que como es normal, a las que los futbolistas no quieren renunciar.

A Rodrigo Santidrián, y al resto de Consejo de Administración, les toca rascarse el bolsillo… y no será la última vez a lo largo de la temporada.