El Presidente de la Junta se ríe de varios medios de comunicación y evita responder sobre RTVCYL

El Presidente de la Junta de Castilla y León parece tener un problema de comprensión oral. Solo así se explica cómo es capaz de no responder a lo que se pregunta en relación a la inyección anual de dinero a los empresarios Michel Méndez Pozo y José Luis Ulibarri a través de Radiotelevisión Castilla y León.

De igual cuántas preguntas se le hagan y cuántos medios de comunicación de diferentes provincias se dirijan a él. Aún con las peluquerías cerradas, ni se despeina el señor Mañueco.

Desde esta casa hemos querido saber si, a su juicio o a juicio de su Gobierno, diga lo que diga la Comisión de la TDT tras la que se esconden, le parece normal entregar la burrada de 20 millones de euros a una empresa con la que nos está cayendo.

Y una vez más no ha dicho nada. Ni le parece bien ni le parece mal. Directamente no ha contestado a eso sino a lo que en algún despacho alguien, tal vez él, ha dicho que hay que repetir y repetir cada vez que se mencione a RTVCYL o, como hoy, a Méndez Pozo o José Luis Ulibarri.

Tampoco otros medios han tenido suerte. Le han preguntado por la equidad a la hora de repartir el dinero destinado a los medios de comunicación. ¿Dónde vas? Manzanas traigo. Es hiriente saber que, en 2018, por ejemplo, mientras a los dos expresidiarios les cayeron 19 millones de euros, la Junta invirtió en publicidad al conjunto de los medios de la región 18 millones de euros. Eso sí, en el conjunto de esos 18 millones Promecal (Méndez Pozo recibió cerca de 3 millones de euros) y Edigroup (Ulibarri) otros 2,5 millones de euros.

¿Va a cambiar algo? Pues ni sí ni no ni todo lo contrario. Es lo que se deduce de la no respuesta del presidente a preguntas de otros medios de comunicación que querían saber si se va a modificar el plan de medios o si existirá algún reparto más justo del dinero destinado a publicidad institucional.

A Mañueco se le llena la boca hablando de libertad de expresión y olvida o ignora que esa libertad tiene como base unos medios de comunicación plurales que, hoy por hoy, peleamos con nuestras manos desnudas contra un imperio mediático monopolista fruto del dinero público. Pero sobre esto el señor Mañueco solo sabe decir, repetimos, manzanas traigo.