El PP defiende el mantenimiento de la educación concertada y de los centros de educación especial

Ángel Ibáñez, viceportavoz del PP en las Cortes

El Partido Popular ha defendido a través de una iniciativa parlamentaria el mantenimiento de todas las modalidades de centros educativos «mantenidos con fondos públicos», es decir, además de los colegios públicos, también los concertados, por que consideran que el actual sistema de «complementario» de educación, y la libertad de las familias a la hora de elegir en qué centro estudian sus hijos, es un aspecto fundamental.

Así lo ha explicado este jueves el viceportavoz del Grupo Parlamentario Popular, Ángel Ibáñez, quién ha apuntado que su proposición no de Ley (PNL) contó ayer con el apoyo de todos los grupos en el Pleno de las Cortes, a excepción del Partido Socialista.

Esta iniciativa planteaba instar al Gobierno de Pedro Sánchez a mantener el actual modelo educativo «complementario», que apuesta por la escuela pública y la concertada, para rectificar la pretensión del PSOE de convertir los centros concertados en un modelo «subsidiario». El PP también propuso que se mantengan las aportaciones realizadas por las familias en los colegios concertados, como «donaciones deducibles en el IRPF». Ibáñez ha explicado que así se garantizaría la libertad de los padres a la hora de elegir qué modelo educativo quieren para sus hijos.

Ángel Ibáñez ha explicado en Castilla y León el 70 por ciento de los centros son públicos y el resto concertados. En el caso de Burgos hay 831 unidades concertadas y 36 centros escolares, con 1.350 docentes, por lo que acabar con esta modalidad supondría un «ERE a estos trabajadores».

Otro aspecto que se debatió en el seno de las Cortes de Castilla y León, a través de una iniciativa planteada por el Grupos Parlamentario de Ciudadanos, fue el mantenimiento de los centros de educación especial, garantizando su continuidad dentro del modelo educativo actual. Esta PNL fue apoyada por unanimidad de todos los grupos a excepción de Izquierda Unida.

Angel Ibáñez ha apuntado a este respecto que el PSOE «está amenazando este modelo» porque quiere cerrar los centros especiales y es necesario buscar alternativas para su mantenimiento. En Burgos hay 5 centros de educación especial con 183 alumnos y 4 centros con aulas especiales, que atienden a 20 alumnos.

El PSOE ha optado por «un modus operandi que se basa en la confrontación a base de decretos de forma unilateral», ha aseverado Ibáñez, al tiempo que ha hecho un llamamiento a los socialistas burgaleses para que rectifiquen y se opongan a estas medidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here