El PP de Burgos asegura que «los burgaleses pagarán 682 euros al año» para costear la deuda catalana

El Partido Popular de Burgos ha hecho balance sobre el debate de investidura llevado a cabo este pasado jueves en el Congreso de los Diputados y que concluyó con Pedro Sánchez reelegido presidente del Gobierno.

El diputado del PP por Burgos, Ángel Ibáñez, ha sostenido que este nombramiento se ha elegido «en base a un acuerdo de bloques que no tienen nada en común». Su único objetivo, indica Ibáñez, ha sido el de «no permitir que el Partido Popular gobierne» y evidencia que, de esta manera, Pedro Sánchez se ha convertido más en un «separador que un separatista» y que no ha aspirado a «gobernar el país, sino a atacarlo».

El acuerdo alcanzado con Esquerra Republicana y Junts repercutirá de directa en el conjunto de los españoles y, por ende, en el de los burgaleses. Ibáñez asegura que, debido a este pacto, la comunidad de Castilla y León será la más perjudicada en relación al pago de la deuda catalana, donde concretamente cada burgalés, según declara Ibáñez, pagará 682 euros al año para sufragar este adeudo.

Así, serán un total de 38.000 millones de euros los que las distintas Comunidades Autónomas de España tendrán que repartirse en materia de deuda, lo cual suponeun impacto económico importante. Solo pagarán más que en nuestra Región los ciudadanos de las Islas Canarias y Madrid, esta última con una deuda acumulada mucho menor.

Además, el diputado del PP ha resaltado que en el debate no se habló de ninguna política relacionada con la despoblación, la financiación autonómica o las infraestructuras como el Corredor del Atlántico. Ámbitos que, según sus palabras, «afectan negativamente a los burgaleses».

De esta forma, el político de la formación azul señala que serán «los partidos independentistas los que gobiernen» y considera «lamentable» que en el debate de investidura utilizaran términos como «venganza». Ibáñez confirma que, a pesar de este pacto «ilegítimo moralmente hablando», el Partido Popular seguirá defendiendo en las instituciones y en la calle el Estado de Derecho y el respeto a la Constitución y la democracia.

Por otro lado, la diputada del PP por Burgos, Sandra Moneo, ha seguido los pasos de su homólogo y asevera que lo visto ayer «es uno de los días más tristes de la democracia española». Apunta que este pacto convierte a los burgaleses en «ciudadanos de segunda» y que el Partido Popular es la única vía posible para liderar el constitucionalismo moderado, ya que subraya que el PSOE «ya no existe» debido a este acuerdo.

OTRAS NOTICIAS