ARCHIVADO EN

El ocio de los balcones disminuye la ansiedad y aumenta la empatía

Manos,-balcones,-ayuda-comunitaria,-vecinos

En la crisis del Covid-19 vamos detrás de Italia, aseguran los expertos, en cuanto al seguimiento de la pandemia. Mirar hacia el país vecino nos ayuda a comprender cómo ha evolucionado el coronavirus entre la población y cómo se han ido haciendo necesarias, poco a poco, las medidas de aislamiento social que hoy vivimos en España.

Pero también desde el país alpino nos vienen enseñando en esto del coronavirus a comprender la importancia de la comunicación, de la empatía, de la sonrisa y el ingenio.

Italia ha creado el ocio de los balcones, que ahora imitamos desde nuestras ventanas y terrazas. Desde la entonación solemne del himno nacional y los aplausos a sanitarios y enfermos a las canciones, primero improvisadas, ahora ya preparadas y con instrumentación incluida. 

En España también hemos instaurado el ocio de los balcones, y es que ingenio no nos falta. Se han visto bingos intervecinales desde la ventana, vecinos que juegan al veo veo de un edificio al otro, policías que entretienen a los niños desde la calle con instrucciones musicales, y también, por supuesto, himnos y aplausos.

Estos pequeños grandes gestos, explica la psicóloga Pilar Conde, son muy importantes para mantener alejada la ansiedad que produce el confinamiento, para subir la moral de la población, así como para fomentar la solidaridad y la empatía en estos duros momentos. Los motivos son muchos. 

En primer lugar el ocio es una antidepresivo natural, lo que contribuye a la estabilidad emocional. Refuerza nuestra pertenencia de grupo, desde el  vecindario a la nación, generando empatía y responsabilidad hacia todos, y nos permite comprobar que no estamos solos, que otras personas también necesitan contacto. Nos convierte en necesarios para el otro. 

Ademas ocupa nuestro tiempo y si lo integramos en nuestras rutinas nos ayuda a afrontar el confinamiento de manera más saludable.

Por último, la experta recuerda que estos contactos en mitad del aislamiento social contribuirán a evitar la desconfianza y el rechazo, a veces irrespetuoso, hacia el otro. Hay que protegerse, es cierto, de quienes hayan podido estado expuestos, pero siempre desde la empatía. Sólo es necesario seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Este vídeo de los vecinos de la zona de Villimar ya se ha hecho viral en Burgos.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS