El malestar de COARTE reabre el debate sobre el uso de las dotaciones municipales

El malestar trasladado por el Colectivo de Artesanos de Burgos, COARTE, respecto a la organización del Mercado de Navidad que impulsa el Ayuntamiento de Burgos, a través de la Concejalía de Comercio, reabre de nuevo el debate sobre el uso de las dependencias municipales para el desarrollo de actividades de este tipo.

Y es que lo sucedido durante la pasada campaña navideña parece un despropósito si se atiende a los hechos. El empecinamiento de la Fundación Silos, presidida por Antonio Miguel Méndez Pozo, editor de Diario de Burgos, para instalar en la sala Valentín Palencia de la Catedral de Santa María la exposición de Miró fue el primer despropósito de la programación navideña. Este empecinamiento obligó al Ejército a trasladar su belén monumental, que tradicionalmente se exhibía en la Seo, a la planta baja del Forum Evolución, con el consiguiente coste para el Ayuntamiento de Burgos, que tuvo que desembolsar 40.000 euros para que el nacimiento se emplazase en el auditorio.

La instalación del belén en el Forum dejó sin opciones al resto de actividades culturales navideñas. No obstante, no se puede olvidar que el auditorio es el lugar idóneo para realizar exposiciones, mercadillos y otras iniciativas culturales, tal y como se ha defendido en reiteradas ocasiones por parte del Equipo de Gobierno Local.

Al no poder utilizarse su planta baja para ninguna otra actividad, éstas han tenido que ubicarse en otros emplazamientos quizás no tan idóneos para su exhibición o realización.

Si a ello se añade que otros lugares, como la plaza de España, han acogido otras actividades, para el asombro de aquellos a los que no se ha permitido dicha ubicación, el caos está servido. La carpa que el ayuntamiento ha evitado por todos los medios que instalaran en esta céntrica ubicación los artesanos burgaleses, ha sido sustituida este año por una infraestructura similar de la entidad catalana La Caixa. Una carpa que acoge en su interior una exposición. Algo que no deja de llamar la atención, teniendo en cuenta la cantidad de dependencias que el banco catalán posee en la ciudad, tas la absorción de la desaparecida Caja de Burgos. La Casa del Cordón, el Foro Solidario de la calle Manuel de la Cuesta, el Cultural de la avenida de Cantabria o el CAB son algunos ejemplos de las salas  de las que dispone la entidad.

Así las cosas, no es de extrañar que las decisiones en torno a la programación navideña de la ciudad hayan provocado más de un descontento.