El juzgado pide ampliar la motivación de la elección del secretario general del Ayuntamiento

Alfonso Manero

El Juzgado de lo Contencioso Administativo núm. 2 de Burgos ha estimado parcialmente los recursos contra el Decreto de elección del Secretario General del Pleno del Ayuntamiento de Burgos.

La Sentencia no condena en costas al Ayuntamiento y es susceptible de recurso ante el Tribunal Superior de Justicia con sede en Burgos, aunque anula la designación de forma que debe procederse a un nuevo Decreto de nombramiento. Con tal fin, el pronunciamiento judicial da unas concretas pautas al Ayuntamiento de forma que, se debería completar la motivación de la designacion y especificar, en lo que respecta a la experiencia, el tiempo que se ha desempeñado en cada puesto de trabajo.De esta forma, se determina que hay que retrotraer el procedimiento y elaborar un nuevo Decreto de designación que contenga una mayor motivación. La Sentencia también establece que no ha habido defectos de tramitación del procedimiento de designación y que en modo alguno hay que comparar los méritos de los aspirantes, ya que no se establece en las bases del procedimiento baremo alguno y porque, como subraya la Sentencia, no se trata de un concurso. Además, tiene en cuenta que las bases de la convocatoria no fueron recurridas por ningún candidato y que la resolución de designación ha detallado los puestos de trabajo desempeñados por el designado y que han sido relevantes en la motivación, aunque se debió especificar el tiempo desempeñado en cada puesto y explicarse con mayor detalle.

También concluye que la experiencia demostrada por Luis Alfonso Manero Torres en diversos puestos en el Ayuntamiento de Aranda de Duero, Diputación provincial de Burgos y en el propio Ayuntamiento de Burgos constituye mérito suficiente para la realización de las funciones del puesto convocado y que no ha existido desviación de poder por lo que el nombramiento no adolece de causa de nulidad.

Por último, en cuanto a la legalidad del nombramiento previo provisional, el Juez dice que tal cuestión ya ha sido resuelta por los Tribunales competentes por lo que no cabe hacer objeción alguna sobre su validez.