ARCHIVADO EN

El jefe en funciones de Bomberos de Burgos también se suma a la recomendación de los detectores de humo

El suceso ocurrido en Tordómar el pasado sábado y que costó la vida a seis personas, ha reabierto nuevamente las necesidades a mejorar en relación a la prevención y seguridad en materia de incendios.

El jefe en funciones de Bomberos de Burgos, Julio Estébanez, ha recordado lo necesarios que son los detectores de humo en las viviendas para prevenir este tipo de situaciones. Y es que ninguna actuación, por rápida o instantánea que fuera el pasado sábado hubiera impedido la tragedia producida en Tordomar. Tal y como ha explicado Estébanez, el humo supone un peligro sobre todo en las horas de sueño, donde no podemos detectarlo y su inhalación es mortal. Por ello recomiendan, aunque no haya una normativa que lo regule, a la adquisición e instalaciones de alarmas detectoras de humo. Se trata de aparatos que, para cualquier vivienda, son muy baratos y conllevan una sencilla instalación.

Ayer mismo la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos reclamaba la instalación de este tipo de detectores en todos los alojamientos turísticos y hosteleros, incidiendo en la necesidad de que la ley obligue a ello.

Con respecto a otras mejoras, el Procurador del Común emitió el pasado año un informe, tal y como publicaba ayer Canal54.es, en el que instaba a la Diputación Provincial de Burgos a semi-profesionalizar los parques voluntarios de Bomberos de Medina de Pomar, Briviesca, Villadiego, Salas de los Infantes y Lerma.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS