El fútbol y Los Stop

Real Burgos_Zamora_San Amaro_opt

“Tres cosas hay en la vida, salud, dinero y amor, y el que tenga estas tres cosas, que le dé Gracias a Dios”. Así lo cantaban Cristina y los Stop en el 67 en un éxito que se bailó y bailó generación tras generación durante al menos una década y que hoy todavía seguimos oyendo.Sin duda a Cristina y su grupo, se le olvidó el fútbol. ¿cómo poder sobrevivir a las emociones de la liga, de la champions, de la Copa…?

que pasamos por tener que estar encerrados en casa pero…encerrados y sin fútbol, ¡ya es demasiado!.¡Como se puede sobrevivir semana tras semana sin ir a ver al equipo de mis amores?

Sin la Premier, el Calcio o la Bundesliga. Claro que, asumiendo que la salud es lo primero, hemos tenido que hacer todo lo que ha sido necesario para garantizarnos la de todos y por eso la decisión no se hizo esperar: parar todas las ligas.

Había mucho más en juego que el simple resultado y el amor de los aficionados a sus equipos.Pero, dicho lo anterior, me inquieta y me corroe la duda ¿se acabarán las competiciones tal y como están o se intentarán finalizar las mismas?

Ya sé que la salud es preferente a todo lo demás, pero si vuelvo a la cancioncilla veo que Los Stop, también hablaban del dinero, y necesariamente pienso en los dinerales que están dejando de ingresar nuestros equipos de Primera y Segunda A con el tema del coronavirus y el parón liguero .

¿Cómo van a poder recuperar lo no ingresado si no juegan?. Y, aunque jugasen ¿despertaría el mismo interés?¿en qué horarios tendrían que jugar?¿Acabaríamos sobresaturados de fútbol?¿Qué pasaría para la siguiente temporada?¿podrían aguantar los jugadores este sobreesfuerzo?

Y, ¿Qué ocurre con todas las categorías no profesionales desde la Segunda Division B para abajo?Por eso, y dejando de lado el amor que la mayoría de este país tenemos al fútbol, no me queda más remedio que concluir en clave de salud y, pensar que lo que se necesita al igual que ya han hecho en otros países como Bélgica es dar por finalizadas todas las competiciones, puesto que al final los jugadores son personas a las que hay que proteger, al igual que a los propios aficionados; y puesto que vamos a seguir sufriendo todavía algún tiempo el impacto del coronavirus, lo mejor es pasar página y centrarnos en la temporada que viene.

En descargar de tensión a todos los clubes y jugadores y permitirles pensar ya en que tras el 30 de junio comenzará una nueva aventura, una nueva temporada que retomar pletóricos de alegría y de ilusión todas las competiciones.

Cualquier otro modo de actuar, no sólo estaría al albur de cualquier eventualidad sanitaria que lo imposibilitase, sino que acabaría en tiempo perdido y frustración para todos.Es cierto que habrá que resolver los problemas económicos derivados de la situación, lo mismo que las pasa a nuestros autónomos, pymes y resto de tejido empresarial.

Pero, que no sea el dinero ni el amor a los colores lo que ponga en riesgo la salud de los demás.