El fraude de los planes antifraude

Exteriores Ayuntamiento Burgos (Octubre 2021)

Europa exigía a las administraciones públicas que quisieran gestionar fondos europeos, dotarse de un Plan Antifraude. Una iniciativa dirigida a evitar mecanismos fraudulentos a la hora de gestionar o repartir los citados fondos, detectando posibles fraudes y planeando cómo resolverlo en caso de que se diera el caso.

Pues bien, el principal punto de conflicto de estos fraudes residen en quién vigila al vigilante. En este sentido, por ejemplo, el Ayuntamiento de Burgos va a constituir una Comisión antifraude presidida por el concejal de Contratación y por otros tantos funcionarios del Ayuntamiento. Es decir, el concejal de Hacienda y los funcionarios del Ayuntamiento son los encargados de vigilarse a sí mismos.

Esto figura en la página 7 de plan. Las 6 anteriores son de definiciones y las siguientes sobran, si se tiene en cuenta que la Comisión Antifraude está integrada por las personas que, de darse el caso, serían las responsables del fraude.

La lógica, que no impera mucho en política, debiera llevar a crear una comisión externa a la propia administración hacia la que se aplica el Plan, pero claro, esto es dejar en manos de terceros la fiscalización y da miedo. El Ayuntamiento de Burgos no es único en esto de vigilarse a sí mismo.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS