El fraude de las instalaciones deportivas

Coche estacionado sobre el jardín en San Amaro
Coche estacionado sobre el jardín en San Amaro

El Ayuntamiento de Burgos está defraudando a los usuarios de instalaciones deportivas, lo hace desde hace años y ante la pasividad de sus máximos responsables.

Solo así se entiende el cúmulo de despropósitos que arrastran unas instalaciones deportivas municipales que incumplen la normativa vigente y poseen elementos estropeados o directamente inservibles.

Un ejemplo de esta circunstancia se ha vivido este domingo en San Amaro mientras se disputaba el partido que enfrentaba al Bupolsa al Burgos Promesas.

La falta de accesibilidad al recinto se ha puesto en evidencia, una vez más, y ante la mirada del concejal de Deportes, Levi Moreno, que se encontraba en las instalaciones durante la celebración del partido.

Los equipos que disputan en este campo sus partidos se enfrentan a un innumerable número de obstáculos que impiden la accesibilidad a las dotaciones y dejan imágenes denunciables. Es el caso de la imagen que acompaña este artículo, donde se puede apreciar un vehículo estacionado sobre el maltrecho jardín de San Amaro, en una zona no habilitada para el aparcamiento. Esta imagen se repite muchos fines de semana, cuando los equipos, cansados de tener que arrastrar al menos cien metros sus pesados materiales, deciden estacionar en una ubicación cercana a los vestuarios, abandonando literalmente los vehículos sobre la zona ajardinada.

En esta ocasión, ha sucedido bajo la mirada impasible del concejal Levi Moreno, quien también ha podido corroborar de primera mano los continuos fallos del marcador electrónico del campo. Este marcador ha generado no pocas quejas de los usuarios a lo largo de los últimos meses y ayer dio ejemplo de su mal funcionamiento, cuando en la segunda parte del encuentro se tuvo que apagar porque sus números no se actualizaban y seguía marcando el minuto 45 del partido bien entrada la segunda parte.

Pese a que existen baños para el público desde hace un par de meses, aún se ve imágenes tan preocupantes como la de todo un concejal, Israel Hernando (Podemos), meando contra una tapia ante la mirada atónita de los asistentes.

PROBLEMAS TAMBIÉN EN OTRAS INSTALACIONES

De este modo, se corrobora un fraude del Ayuntamiento a los usuarios que se extiende también a otras instalaciones. Pallafría ha servido de ejemplo en los últimos días para demostrar tal extremo. La semana pasada el Burgos CF Juvenil se enfrentaba en esta dotación al Real Madrid y el partido dejó auténticas imágenes de vergüenza.

Los problemas de accesibilidad de Pallafría quedaron demostrados minutos antes del inicio del choque, cuando una larga cola de vehículos inundaba los arcenes de la nacional N-I y la falta de previsión policial se hacía evidente.

La ausencia de una ambulancia es otro de los problemas que arrastra Pallafría, donde además existe un vallado perimetral cuanto menos peligroso para los chavales que disputan allí los partidos.

Mientras ocurre esto sucede, desde Vox, cuyo representante en el Servicio Municipalizado de Deportes, Iñaki Sicilia, es a la vez presidente del Aparejadores Rugby, se pide la equiparación de las tasas que pagan por las instalaciones otros deportes a las exenciones del fútbol. Una solicitud de justicia pero que no llega en el momento adecuado, ya que la reivindicación de Vox debería pasar por imponer la gratuidad en el uso de las instalaciones hasta que no se subsanen todas las deficiencias y se pueda garantizar la idoneidad de las mismas. Mientras esto no suceda, el Ayuntamiento continuará con su fraude a unos usuarios, que parecen aguantarlo todo.

loading...