El fin de temporada confirma el fracaso de las medidas de De la Rosa con las piscinas

El cierre de las piscinas de verano ha confirmado el fracaso de las medidas aplicadas por el alcalde, Daniel de la Rosa, para disfrutar de las instalaciones durante la temporada estival.

Así lo ha sostenido este lunes el concejal ‘popular’, César Barriada, quien ha asegurado que las cifras de las piscinas hablan por sí solas y supondrán una considerable merma de ingresos para el Ayuntamiento, tal y como ya advirtió hace meses el PP.

En este sentido, ha destacado que las piscinas han tenido una ocupación media del 30%, el equivalente a unos 100.000 usuarios, un dato que se aleja mucho de los buenos resultados de ocupación de las instalaciones y que no puede achacarse únicamente a la pandemia, tal y como ha remarcado el edil del Partido Popular.

César Barriada ha insistido una vez más en que la apertura de las piscinas de verano se produjo con una clara «discriminación» entre usuarios, propiciada por el empecinamiento del PSOE de sólo dejar entrar en un principio a los abonados.

Ante el fracaso de esta medida, ha explicado el concejal, el equipo de Gobierno local se vio obligado a rectificar y a dejar entrar a todo aquel que lo deseara, eso sí, con unas restricciones en los horarios que han imposibilitado, por ejemplo, que trabajadores con jornada partida hayan podido disfrutar de las piscinas durante el mediodía, momento en el que se acometía la desinfección de las mismas.

El malestar entre los usuarios se evidencia en las quejas que la política del PSOE ha provocado en éstos. Así, en julio, el 68% de las reclamaciones vinculadas a instalaciones deportivas han estado relacionadas con las piscinas y, en agosto, este porcentaje ha sido del 46%. En muchos casos, los usuarios con abono, tal y como solicitó el Grupo Municipal del PP, piden que se les resarza por el tiempo en el que no han podido utilizar las dotaciones municipales.

ADJUDICATARIOS

Todo ello en un verano de mucho calor en la ciudad, que ha propiciado que los adjudicatarios de las cafeterías de San Amaro y El Plantío hayan reclamado al Ayuntamiento rebajas en sus cánones ante la caída de ingresos.

En el caso de San Amaro, el adjudicatario paga 2.350 euros al mes y ha solicitado una bajada de este importe ante la imposibilidad de sostener dicha cuantía, tras la caída en picado de consumidores.

Peor es el caso de la cafetería de las piscinas de El Plantío. Su adjudicatario paga un canon de 100 euros diarios durante los 83 días de apertura del complejo. Al cerrar al mediodía, los ingresos de esta instalación han sido mínimos y el adjudicatario ha solicitado una prórroga y una reducción de la cuota.

A todo esto se añade, según ha señalado César Barriada, la desidia del equipo de Gobierno en el mantenimiento de las instalaciones deportivas en general. El ‘popular’ ha lamentado, una vez más, la falta de compromiso del PSOE en este sentido y ha insistido en que se justifica en el no hacer del equipo de Daniel de la Rosa y no en una cuestión económica, ya que por ejemplo en la partida presupuestaria de mantenimiento de instalaciones deportivas existe un remanente de 256.000 euros.