El Equipo de Gobierno se deja caducar el contrato de los parques infantiles mientras la empresa reclama que le paguen los atrasos con intereses

Zona juegos Parque Antonio Machado - Miranda

El Equipo de Gobierno vuelve a llegar tarde, una vez más, a un contrato. En esta ocasión el que tiene que ver con el mantenimiento de los parques infantiles.

Y es que el próximo 31 de mayo acaba el contrato que arrancó hace ahora dos años sin que se haya resuelto, de forma anticipada una solución, lo que supodrá que la actual empresa adjudicataría RFS, seguirá realizando las tareas, aun sin querer, fuera de contrato. La consecuencia: el pago de más facturas extrajudiciales.

El problema es que en esta ocasión el Equipo de Gobierno tenía herramientas para haberse anticipado y que los trabajos se siguieran desarrollando dentro del contrato aún sin utilizar las prórrogas previstas.

Según explicaba este viernes el Grupo Municipal Popular, el contrato firmado en 2020 contemplaba dos opciones de prórrogas obligatorias, para las que se debía avisar a la empresa con hasta 3 meses de antelación. Pero no se ha optado por ninguna de esas vías y se ha esperado al último momento para anunciar la continuidad del servicio sin contrato.

La gestión de este servicio en estos dos años no ha podido ser peor, si se atiende a las críticas lanzadas por los populares. La empresa responsable ha remitido hasta en 3 ocasiones a lo largo de 2021 escritos al Ayuntamiento para cobrar parte de lo que se les debe con el incremento de los intereses de demora por pago tardío. Una situación que, sumada a discrepancias con el importe del contrato por cerca de 1 millón de euros, ha llevado a la empresa a no querer continuar con este servicio y a no solicitar la prórroga de otros dos años.

Además, existen informes externos que acreditan que no se ha cumplido con lo que marcaba el contrato, en lo que al arreglo y mantenimiento de estas zonas se refiere. Aunque había 4 meses, desde el inicio del contrato, para que todos los parques estuvieran en condiciones óptimas, lo cierto es que se llega al final del mismo con, al menos, un 30% de las instalaciones en mal estado.

Desde las filas Populares critican el escaso celo del Equipo de Gobierno por comprobar el cumplimiento del contrato, la mala gestión en el abono de las facturas con la empresa, que va a suponer un sobre coste a las arcas municipales por los citados intereses de demora, y la falta de anticipación para evitar que, una vez más, se preste un servicio sin contrato.

OTRAS NOTICIAS