El Ebro se estabiliza a su paso por Miranda y no se esperan nuevas crecidas

Río Ebro a su paso por Miranda CHE

El río Ebro, a su paso por Miranda de Ebro, no seguirá creciendo en las próximas horas. Esta es al menos la previsión de la Confederación Hidrográfica, tras situar el 5,69 metros la altura máxima alcanzada por el río en la madrugada del pasado lunes. El caudal llegó a acumular 851,96 metros cúbicos por segundo, cuando días atrás no superaba los 30 metros cúbicos por segundo.

La situación se está estabilizando, según los datos facilitados por la Estación Ebro-Miranda y no se esperan nuevas crecidas. El deshielo de la nieve caída los últimos días y las fuertes lluvias propiciaron este desbordamiento.

El aumento del caudal provocó la inundación de locales y de viviendas unifamiliares en las calles próximas al rio y obligó a cortar el tráfico rodado. Los bomberos tuvieron que acudir con embarcaciones al rescate de varios residentes y junto a brigadas del Ayuntamiento siguen trabajando en el achique de agua. Los afluentes del Ebro, Bayas y Zadorra, experimentaron un descenso de su caudal a su paso por Miranda de Ebro.

El río Nela tambien se ha desbordado en las localidades de Villarcayo, Quincoces de Yuso y Quintanilla la Ojada y está en riesgo importante según datos del Sistema Automatizado de Información Hidrográfica de la Confederación Hidrográfica del Ebro.

La activación del Plan de Emergencia Municipal, a media tarde del lunes, propició el operativo necesario para ayudar a los vecinos afectados, prevenir males mayores y dar cobertura legal a aquellos ciudadanos que puedan plantear reclamaciones por los posibles daños que pudieran producirse.