El despido de Fierro por el rector genera una «gran pérdida patrimonial para la UBU»

Patronato-Fundación-UBU_Luis-Javier-Fierro

132.077 euros. Esta es la cantidad que la Universidad de Burgos (UBU) ha tenido que pagar a modo de indemnización al exgerente de la Fundación General de la institución académica, Luis Javier Fierro, tras la decisión unilateral de su rector, Manuel Pérez Mateos, de relegarle de su cargo. Una decisión que ya criticaron en su momento varios vicerrectores del equipo de Gobierno de Pérez Mateos, y que ha generado, según las voces más críticas «una pérdida patrimonial muy importante».

A esta cantidad hay que sumar también las costas judiciales derivadas del procedimiento y el pago de los honorarios a los abogados, tanto de Fierro, como de la propia Fundación de la UBU, que decidió externalizar los servicios y contratar a terceros, en lugar de hacer uso de la Asesoría Jurídica de la universidad, que abría permitido abaratar costes.

Tal y como ha explicado Luis Javier Fierro en declaraciones a Canal 54, hasta el momento ya ha recibido el 50 por ciento de la indemnización, a la espera de que el Tribunal Superior de Justicia reciba los autos tras el fallo del Supremo, y se pueda ejecutar la sentencia. Un periodo que, según ha confirmado Fierro, no se alargará mucho en el tiempo, y con el que se pondrá fin a este largo procedimiento.

Luis Javier Fierro fue despedido, tras más de 16 años desempeñando su puesto como Gerente de la Fundación de la Universidad, en abril de 2018, por una decisión unilateral del rector, Manuel Pérez Matéos. Ese mismo año Fierro iniciaba un litigio judicial con la UBU, y en agosto de 2018 ganaba en primera instancia el caso.

Una año y dos meses más tarde la justicia daba de nuevo la razón al exgerente, tras varias instancias judiciales que fallaban a su favor. En noviembre de 2019 el Tribunal Supremo ratificaba la sentencia del Tribunal Superior de Justicia que declaraba improcedente su despido, e inadmitía el recurso interpuesto por la Fundación de la UBU.

Una sentencia por la que se elevaba la indemnización de 18.700 a 132.000 euros, al considerar que el contrato de Fierro era de régimen laboral común y no de alta dirección como señalaba la Fundación de la UBU.

Fierro ha recordado que cuando ganó la primera instancia en agosto de 2018, la universidad tenía dos opciones, o readmitirle como trabajador de la institución académica o pagar el total de la indemnización. Finalmente decidieron no readmitirle. En este sentido el exgerente ha avanzado que ha enviado un escrito a la Fundación solicitando información sobre quién tomó esta decisión, si bien todavía no ha obtenido respuesta.

Luis Javier Fierro podría verse envuelto en otro procedimiento judicial, tras la denuncia ante la Fiscalía de Pérez Mateos, por presuntas irregularidades en la gestión de la Fundación, cuando el exgerente estaba en el cargo.

La actitud autoritaria de Manuel Pérez Mateos ya ha sido criticada en anterior ocasiones por los propios miembros de su equipo de Gobierno. Cabe recordar que el pasado mes de septiembre el entonces vicerrector de Planificación, Servicios y Sostenibilidad de la Universidad dimitía de su cargo por el «continuo desacuerdo con el rector y la falta de consenso en el seno del equipo de Gobierno».

loading...