El «desescalado» nos obligará a aprender a convivir con el COVID-19

Guantes,-material-sanitario, conoravirus

Los esfuerzos de la Consejera de Sanidad, Verónica Casado por intentar que las ruedas de prensa sean didácticas y razonablemente fáciles de comprender, son evidentes. Este lunes, una frase de la rueda de prensa nos ha puesto en alerta: “seguiremos así hasta que el número de ingresos en los hospitales sea cero y seguimos recomendando la “cuarentena social”.

Lamentamos decir que la situación económica no puede esperar tanto y, prueba de ello es que distintas empresas ya anuncian para el día 13 la reanudación de sus actividades, toda vez que se retire el Real Decreto sobre los trabajos esenciales. Y es que no podemos seguir con todo parado como hasta ahora, con medidas económicas que lo único que repiten es en aplazar obligaciones de pago que van a ser muy difíciles de asumir, aunque sea dentro de unos meses.

La prórroga del Estado de Alarma por otros quince días, en los mismos términos, (hasta el 25 de abril), vistos los datos, se nos antoja como excesiva. Ya hemos señalado en otros momentos que las decisiones deben individualizarse en función de la evolución de contagios y capacidad hospitalaria.

Así, tal vez para Palencia, Zamora y Burgos, puedan ir adoptándose una serie de decisiones más flexibles, que incluso sirven de experiencias piloto para otras.

Estamos de acuerdo con que no podemos pasar de cero a cien, pero conviene empezar a pensar y plantearse medidas dentro del Estado de Alarma, fechas en que se vayan comenzando a flexibilizar la situación. No se trata de salir todos a la calle y hacer vida normal, sino de marcarnos nuevos retos para la próxima semana: “el desescalado”.

Si resulta cierto que el material va llegando ya a todos nuestros hospitales tienen para proteger a los profesionales del virus y para asumir los ingresos por estos y otros motivos, si, además que sigue llegando material para almacenar, en ese caso, entendemos que tenemos que aprender a convivir con el coronavirus hasta alcanzar la inmunidad social o la llegada de una vacuna.

Ello implicará SIEMPRE Y EN TODO CASO, el seguir manteniendo mientras tanto las “UCIs extendidas” y la capacidad hospitalaria al 250% , pues sería materialmente imposible el intentar activar la vida normalizada de otro modo. Respetando los protocolos de distancias y aquellos otros que se vayan indicando.

Pero nuestros políticos no pueden asentarse en lo que parece una decisión cómoda de “mantener todo el mundo en casa” por el coronavirus, olvidándose que cada ciudadano viene realizando un esfuerzo descomunal obedeciendo y cumpliendo lo ordenado, en beneficio de todos, pero que prolongar el confinamiento no va a evitar que se tenga que retomar la actividad económica de manera urgente, y con ello la llegada de nuevos ingresos por COVID-19 en los hospitales.