El concejal de Licencias no tiene ni idea de la ordenanza de terrazas y lo demuestra cada vez que abre la boca

El concejal de Licencias, Ignacio Peña, abogado en ejercicio desde el año 1998, ha vuelto a demostrar no tener ni idea del funcionamiento de la nueva Ordenanza de Terrazas y Veladores de la ciudad.

Este miércoles, el edil ha sentenciado que, cuando entre en vigor la modificación de la Ordenanza, los hosteleros que no lo hayan hecho ya tendrán 3 meses para solicitar licencia para la colocación de las terrazas. De todo esto, apenas si hay algo que sea cierto.

De entrada, la colocación de terrazas no se hace mediante la concesión de ninguna licencia, sino mediante autorización. Esto permite al Ayuntamiento retirar las mismas cuando existen motivo de «interés público» o, como en la mayoría de las ocasiones, cuando les viene en gana.

A mayores, el funcionamiento de las autorizaciones es el siguiente: La nueva ordenanza fija dos tipos de autorizaciones: las anuales, por un periódo del 1 de enero al 31 de diciembre o las estacionales, que van del 15 de mayo al 15 de septiembre. Este es el plazo de cada autorización, es decir, que pasadas dichas fechas, toca RENOVARLAS.

Es decir, a partir del 1 de enero de 2024, los establecimientos tienen que solicitar concesión de autorización, si es su primera vez, o renovación de la misma, si ya la obtuvieron con anterioridad. Esto hace que el periodo de «repesca», como la ha definido el concejal, no tenga ningún sentido.

Pero Peña no se ha parado ahí. Desde Canal 54 hemos preguntado al respecto de esta cuestión, porque no entendíamos qué sentido tiene habilitar un nuevo plazo cuando acaba de empezar una nueva temporada. El concejal de Licencias no se ha cortado a la hora de decir que «la concesión de la licencia no implica renovación».

Si Peña hubiera leído la ordenanza, se habría topado con el artículo 35 de la misma, que se llama «Vigencia y renovación». Tal y como ha señalado Canal 54 en su pregunta, la ordenanza especifica la duración de la autorización por periodos concretos que deben ser renovados cada año o cada estacionalidad, siempre y cuando no existan cambios en la propia terraza. Tampoco habría hecho falta leer toda la ordenanza, porque Canal 54 ya ha publicado en su portal web y explicado en informativos y programas el funcionamiento de esta medida. Pero Peña es Peña.

Y aquí se produce otro sinsentido de la misma. El edil no ha confirmado cuándo se modificará la ordenanza fiscal, es decir, el precio que se cobrará a las empresas por la ocupación del espacio público. De momento, vuelve a sentenciar el edil, se ha publicado el padrón, es decir, la lista de las terrazas que tienen que pagar. Pero ¿qué es exactamente lo que tienen que pagar? Si aún no han solicitado, si quiera, la primera autorización, se está planteando dicho padrón y, casi con seguridad, se girará el recibo que, tanto en la ordenanza anterior como en la actual, es el que certifica la RENOVACIÓN, de la misma.

Por resumir, al abrirse una nueva temporada, las empresas pueden solicitar una nueva autorización, si es su primera vez, como lo es para la práctica mayoría de la ciudad; o esperar al cobro de la tasa para su renovación, si ya obtuvieron autorización bajo la nueva ordenanza antes del 31 de diciembre.

OTRAS NOTICIAS