El Comité Antisida quiere poner fin a la epidemia en 2030

El Comité Ciudadano Antisida ha presentado este martes su nueva campaña, con el objetivo de poner fin a la epidemia en el año 2030. Bajo el lema «Mucho por hacer para poner fin a la epidemia del sida», tienen como objetivo detener la transmisión del VIH con campañas de promoción de la salud, con educación sexual y con programas de prevención y control de la infección.

Así lo ha explicado el portavoz del Comité Ciudadano Antisida de Burgos, José Antonio Noguero, quién ha apuntado que además de este cometido, también avanzan en otras líneas de trabajo, dirigidas a mejorar en el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la enfermedad, y conseguir cambios legislativos para avanzar en los derechos de las personas con VIH.

Con esta campaña, que se enmarca en las celebraciones del Día Mundial del Sida, pretenden buscar nuevos canales para que la educación sobre sexualidad se incorpore a la formación integral de los jóvenes, recordando la necesidad de usar el preservativo como mejor barrera para evitar las enfermedades de transmisión sexual.

Además también pretenden informar sobre la necesidad de implantar la el tratamiento de profilaxis preexposición (PrEP) dentro de las prestaciones del Sistema Nacional de Salud, porque contribuiría a disminuir considerablemente el número de infecciones.

En Burgos en 2018 se diagnosticaron 23 nuevos casos de VIH, y en Castilla y León se ha pasado de 91 a 110 nuevos casos en un años. Con estas cifras el doctor Juan Francisco Lorenzo, miembro fundador del Comité Ciudadanos Antisida, ha hecho hincapié en la importancia de un diagnóstico precoz, porque su retraso genera un gran impacto en la salud de la persona, e incluso puede derivar en un problema de salud pública.

En este sentido ha insistido en que para atajar la enfermedad es necesario llegar al 100% de las personas infectadas, facilitando el acceso universal a los tratamientos y su adherencia a los mismos. Lorenzo ha recordado además que los tratamientos antirretrovirales actuales logran que la carga viral sea indetectable, es decir, que el virus desaparezca de la sangre, neutralizando su efecto nocivo, y evitando que el VIH se transmita a otras personas.

Por su parte la concejal de Servicios Sociales, Sonia Rodríguez, ha apuntado que los cambios legislativos son necesarios para mejorar los derechos de las personas con VIH, y ha recordado que el Ayuntamiento mantiene su compromiso con el Comité Antisida, aportando anualmente una partida de 224.000 euros para el mantenimiento de la casa de acogida La Encina, y con la colaboración constante con el colectivo. En este sentido ha avanzado que se ha cedido una vivienda de alquiler social con 4 plazas, destinadas a usuarios que salen de la casa de acogida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here