El «Código del Buen Gobierno» por el ni se rige ni ha regido el Ayuntamiento de Burgos

Pleno Ayuntamiento (Marzo 2024)

Una lectura rápida del Código de Buen Gobierno nos indica que, los distintos Equipos de Gobierno no han dedicado mucho tiempo a echar, al menos una ojeada. Y es curioso porque, el Pleno del Ayuntamiento de Burgos aprobó en 2014 acogerse al citado código, aprobado años atrás por la Federación Española de Municipios y Provincias.

Es muy bonito adherirse a manifiestos de este tipo que son, como mucho, declaraciones de intenciones que ni vinculan ni se cumplen.

Vamos con los ejemplos. En el punto 4 de este código, de tan solo 10 puntos, los concejales se comprometen a «fomentar la transparencia». Sin embargo sobran los ejemplos en los que la voluntad de los concejales es justo la contraria. Por citar algunos ejemplos: el concejal de Deportes, César Barriada se sigue negando a facilitar o publicar en la web los contratos de patrocinio con las empresas deportivas de la ciudad, que suman ya 2 millones de euros de todos los ciudadanos; la concejal de Personal se pregunta para qué querrá saber los burgaleses quienes son los funcionarios del Ayuntamiento y cuales son sus funciones; el área de transparencia, en la web del Ayuntamiento de Burgos, no está actualizada en su mayor parte desde hace casi una década…

Otro de los puntos, también redactado en primera persona, subraya que los concejales se abstendrán de ejercer sus funciones en favor de intereses privados. Como ya hemos citado el dinero público que se da a empresas del sector deportivo para sacar adelante sus negocios, pondremos aquí, como ejemplo, la nula voluntad del Equipo de Gobierno de poner fin, cuando no fomentar, la filtraciones a Diario de Burgos, en lo que implica un claro favor en el interés económico de una empresa, haciendo para ello uso de sus cargos, tanto en acción como en omisión.

El texto también repasa algunas medidas para garantizar un gobierno ecuánime. Así, por ejemplo, la primera medida indica que «tanto la contratación realizada por el Ayuntamiento como por sus organismos autónomos y empresas de capital municipal se lleve a efecto bajo los principios de transparencia, legalidad, publicidad y libre concurrencia». Si miramos la designación de la responsable de Gabinete de Comunicación o el gerente de Proburgos, podemos concluir que este párrafo se lo saltaron en la lectura.

Por último, el documento firmado por los concejales del Ayuntamiento y al que se someten, desde 2014, todos los concejales electos, sostiene que se «publicarán las retribuciones íntegras, así como las compensaciones económicas que perciban por la representación desempeñada con motivo de su cargo, de los cargos públicos electos, de los directivos y personal de confianza de las instituciones». Aquí no vamos a comentar nada, solo instamos a quien lo desee, a buscar en la página web del Ayuntamiento de Burgos los sueldos de los los concejales con dedicación exclusiva, los de los directivos y el personal de confianza.

OTRAS NOTICIAS