El Centro de Creación Musical adolece de la transparencia a la que le obliga su contrato

Exteriores Anden 56 (Octubre 2021)

El Centro de Creación Musical, hoy conocido popularmente como Andén 56, debe estar «supeditado a los principios de la Ley de Transparencia». Es, como tantas cosas, algo a lo que le obliga el contrato y, también como tantas cosas, parece que el área de juventud no está por la labor de fiscalizarlo.

Y es que, ni en la página web oficial de la «sala Andén» ni en la del propio Ayuntamiento de Burgos existen datos consultables sobre la propia actividad.

Empezando por la web oficial, no solo no existe un área de transparencia, sino que hasta se van borrando los datos de los eventos que se celebran, haciendo muy difícil conocer la programación que el centro desarrolla desde la firma del contrato, en julio de 2021.

Es importante subrayar que esto no es una cuestión caprichosa, sino una obligación fijada por contrato. Como lo es otro tipo de datos que tampoco se han publicado. Es el caso del 5,5% del beneficio de la venta de bebidas alcohólicas que, por contrato, tiene que destinar a campañas de prevención contra el consumo de alcohol en jóvenes.

Ni en la web oficial ni en la del Ayuntamiento figura cantidad alguna, en un clarísimo ejemplo de opacidad que, insistimos, implica un incumplimiento de las condiciones del contrato sin que Juventud haya movido un dedo. Es más, según ha podido saber Canal 54, el funcionario responsable del área ha transmitido al concejal, Fernando Martínez-Citores, el porcentaje de beneficios correspondiente al periodo del primer año, hasta julio de 2022, es decir, ni tan si quiera se han molestado en conocer cuánto dinero le corresponden a campañas del porcentaje de 2023.

Es evidente que la concejalía de Juventud no guarda el debido celo a la hora de exigir al concesionario datos. Pero, a mayores, la Ley de Transparencia no solo implica la fiscalización de la administración, sino la publicación de los datos de cara al usuario.

OTRAS NOTICIAS