El CENIEH participa en una investigación sobre el poblamiento humano de Asia

Los dientes de Meipu arrojan luz sobre el poblamiento humano de Asia

Los dientes de Meipu arrojan de China
Los dientes de Meipu arrojan de China

Los investigadores del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH): María Martinón-Torres y José María Bermúdez de Castro, han participado en un estudio publicado en la revista Journal of Human Evolution, sobre unos de los pocos fósiles humanos que se conocen en China del Pleistoceno inferior tardío, los dientes de Meipu, que aportan nueva información sobre el poblamiento temprano de Asia continental.

El trabajo se centra en cuatro piezas dentales encontradas a comienzos de la década de 1970 en la localidad de Meipu, en el sur de China. Los dientes dentales están datadas entre 780.000 y 990.000 años, presentan una serie de caracteres primitivos que los diferencian de Homo erectus, la especie predominante en el continente asiático durante la mayor parte del Pleistoceno.

Los investigadores del CENIEH, junto con los científicos del Institute of Vertebrate Paleontology and Paleoanthropology (IVPP) de Pekín, han estudiado esta muestra, que no se analizaban desde hace cinco décadas, mediante técnicas de imagen que entonces no estaban disponibles.

Los fósiles de Meipu carecen de las especializaciones que caracterizan a Homo erectus clásico, como las profusas arrugas o «crenulaciones» de la dentina, el tejido que se encuentra debajo del esmalte dental. Entre los fósiles de Dmanisi y los fósiles de Homo erectus clásico de China ─la mayoría de ellos pertenecientes al Pleistoceno inferior, hace entre 300.000 y 500.000 años─ existe un vacío importante que dificulta la comprensión de lo que sucedió entre la primera llegada de homininos a Asia continental y la aparición de Homo erectus.

Los dientes de Meipu se parecen más a los de las poblaciones humanas del Pleistoceno inferior, como Homo ergaster, o a los homíninos encontrados en Dmanisi. «Creemos que los fósiles de Meipu preceden a la aparición de Homo erectus«, afirma María Martinón-Torres, investigadora y directora del CENIEH.

A pesar de tener cronologías similares, los investigadores destacan sus diferencias con Homo antecessor, la especie hallada en el yacimiento de la Gran Dolina, de Atapuerca (Burgos). «Meipu sigue contando una historia africana, mientras Homo antecessor ya ha comenzado su periplo propiamente europeo», concluye María Martinón-Torres.