El Ayuntamiento vuelve a pasar por el aro de Méndez Pozo y hace «hijo adoptivo de Burgos» a Fidel Herráez

Fidel Herraez Mendez Pozo

El Ayuntamiento de Burgos ha nombrado, este viernes, hijo adoptivo de la ciudad de Burgos al exarzobispo Fidel Herránez.

Y lo ha hecho con el voto a favor de todos los corporativos del Ayuntamiento de Burgos, salvo la portavoz de Podemos, que se ha abstenido, lo que para el caso es lo mismo.

El único mérito que este hombre ha llevado a cabo para este nombramiento, según lo que ha explicado la concejal de personal, Nuria Barrio, ha sido ser el presidente (de paja, eso sí), de la Fundación VIII Centenario de la Catedral de Burgos.

Así, se confirma que la sombra de Méndez Pozo también sirve para condecoraciones de este tipo y hace temer qué no serán capaces nuestros munícipes de hacer con la figura del expresidiario en un futuro.

Lo cierto es que el papel de Fidel Herráez al frente de la Fundación ha sido insignificante, como lo ha sido la propia Fundación en lo que a promoción de ciudad se refiere. Es más, quien hoy traía esta propuesta bajo el brazo, el PSOE, ya admitió hace unos meses por boca del alcalde Daniel de la Rosa, que la programación de este mal llamado octavo centenario era elitista.

En fin, una muestra más de quien manda en el Ayuntamiento de Burgos.