«El Ayuntamiento paga tarde pero mejor que antes» y otras excusas de mal pagador

David Jurado Pleno Ayuntamiento (Noviembre 2021)

Mientras los políticos de nuestra ciudad dedican las mañanas de algunos viernes, como este 19 de noviembre, a criticarse los unos y los otros, a presumir sobre quién lo hace mejor o quien peor, las empresas burgalesas siguen cobrando tarde sus facturas con el Ayuntamiento.

Y quizás, el problema no esté en los nombres propios que gobiernan la ciudad bajo uno u otro partido político, sino en las mesas de los trabajadores municipales. Sea quien sea el culpable, da lo mismo porque no pasa nada.

Según la información que se ha publicado este viernes en el Ayuntamiento de Burgos, la media de pago de facturas por parte del Ayuntamiento de Burgos entre los meses de julio y septiembre se situó en más de 34 días (o 33 según afirma el concejal de Hacienda, David Jurado). Sea cual sea, la ley obliga a que estas facturas se paguen en 30 días. Media hora después de los 30 días ya es un incumplimiento de la ley, pero de nuevo, no pasa nada.

A 30 de septiembre, el Ayuntamiento tiene pendiente 3.471.000 euros pendientes de pago, y ha pagado más de 13 millones fuera del periodo legal de pago, frente a los algo más de 8 que ha abonado cumpliendo la ley. Pero, de nuevo, no pasa nada.

El Instituto Municipal de Cultura y Turismo no es capaz de pagar dentro del margen que marca la ley ni el 2% de sus facturas, pero tampoco pasa nada.

Lo que hay es un incumplimiento de la ley, puro y duro. Dentro del debate político, esto ni se discute, se asume con total normalidad y a otra cosa. Aquí nadie lleva a la fiscalía a nadie y no pasa nada. Bueno, una cosa sí que pasa, los proveedores del Ayuntamiento de Burgos tienen que esperar para cobrar, más tiempo del que la ley les otorga.