El Ayuntamiento intenta confundir a la gente, asegurando que los hosteleros siguen dentro del plazo con sus terrazas

Andrea Ballesteros Servicios Sociales (Agosto 2023)

La nueva estrategia del Equipo de Gobierno para estirar el incumplimiento de su propia norma es «hacerse los suecos». Mejor que decir que se mira para otro lado, que sería absolutamente ilegal, se opta por mezclar ideas para dar a entender que nada ha cambiado y, en todo caso, siempre se podrá justificar que fue un error de interpretación.

Este jueves, la portavoz del Equipo de Gobierno Local, Andrea Ballesteros ha asegurado que el plazo de 6 meses transitorios que marcaba la nueva Ordenanza y que acababa el 13 de noviembre, se ha estirado automáticamente porque aún no ha entrado en vigor la modificación de la norma.

Esto es rotundamente falso. Si una norma fija un plazo y dicho plazo se acaba, solo puede haber una prórroga del mismo con la entrada en vigor de una modificación que lo acredite. En caso contrario, no hay más que lo que dice la ley.

Como ya hemos explicado en Canal 54, la transitoriedad a la que aluden los políticos no figura como tal en la Ordenanza, haciendo que todas las terrazas que han funcionado desde el 13 de mayo, lo hiceran en situación ilegal.

Y es lo que aquí ocurre, da lo mismo si la fecha es el 13 de mayo o el 13 de noviembre, porque ambos han pasado ya.

Es más, según la portavoz, a fecha 29 de noviembre, más del 50% de los establecimientos han solicitado ya autorización. Hace apenas 15 días eran el 15%. Da lo mismo si lo han solicitado un 15% o un 100% porque la trascendencia no es cuándo se pide sino cuándo se otorga la autorización.

Cogiendo el texto de la Ordenanza actual (aún sin la modificación), el silencio administrativo para consideran positiva la autorización solo sería efectivo a partir de los 3 meses, es decir, allá por finales de enero.

Las explicaciones de Ballesteros, que estudia actualmewnte ciencias jurídicas, no hay por donde cogerlas, si bien es cierto que la edil se ha escudado en lo que le ha planteado el concejal de Licencias, Ignacio Peña, abogado de profesión. Por eso es evidente que ambos ediles saben perfectamente que las explicaciones dadas no son ciertas, tan solo una forma de ganar tiempo jugando a confundir a los informadores de la sala, para que estos, a su vez, hagan lo propio con sus espectadores, lectores u oyentes.

OTRAS NOTICIAS