El Ayuntamiento homenajea, casi 90 años después, a Faustino, el municipal que murió en acto de servicio

Rotonda Faustino Mijangos inauguración

Desde este martes, Faustino Mijangos Martínez forma parte del callejero burgalés. Ha sido la propia Policía Local quien ha propuesto que tome su nombre, la rotonda de la calle Pozanos, tras el propio edificio de la Policía.

Faustino fue un agente de la entonces guardia municipal que, en 1935, mientras estaba realizando sus tareas como policía, detectó a dos individuos que parecían portar un objeto robado. Al tratar de identificarlos, éstos abrieron fuego hiriendo inicialmente a Faustino que, horas después acababa perdiendo la vida con tan solo 27 años.

Dejaba entonces mujer y 5 hijos y causaba una gran conmoción en el Burgos de aquella época. Como recordaba su nieta Rebeca, las crónicas hablan de una ciudad entera que salió a la calle en el funeral de Faustino.

En el fatidico tiroteo también salió herido uno de los ladrones que acabó detenido. Se recuperó el objeto robado, un estuche del siglo X perteneciente al ajuar de Abderramán III valorado en 1 millón de pesetas de aquella época y que fue, previamente robado del archivo provincial.

Este martes, el Ayuntamiento ha rendido homenaje al agente que dio su vida en acto de servicio, incorporando su nombre, hasta la fecha, para muchos desconocido, al callejero burgalés.

OTRAS NOTICIAS