El Ayuntamiento confía en adjudicar la campaña extraordinaria de asfaltado a primeros de septiembre

La idea era que esta campaña se simultanease con la ordinaria y que ambas empezasen en julio

A la campaña de asfaltado ordinaria se le sumará, en los próximos meses, una extraordinaria con la que el Ayuntamiento de Burgos pretende llegar a otros rincones de la ciudad, aprovechando el presupuesto existente en las arcas municipales y la eliminación del techo de gasto.

Una campaña que aún no tiene fecha de inicio pero que, según ha explicado el concejal de vías públicas, Miguel Balbás, confía en que arranque lo más cerca de septiembre posible.

De hecho, lo que queda del Equipo de Gobierno, es decir, la parte que no se ha ido de vacaciones, se reunirá de forma extraordinaria el próximo lunes para celebrar una Junta de Gobierno en la que aprobar, entre otras cuestiones, los pliegos que regirán esta campaña extraordinaria de asfaltado.

La intención, según Balbás, es que este contrato se pueda adjudicar a primeros de septiembre. De esta forma, apurando los plazos, podría comenzar a ejecutarse esta segunda campaña de asfaltado del año lo antes posible, teniendo en cuenta que el mal tiempo es siempre el enemigo de este tipo de actuaciones.

Hay que recordar que el Equipo de Gobierno aspiraba a que esta campaña arrancase en verano, entre julio y agosto, pero no será hasta, por lo menos, finales de octubre cuando se vean de nuevo las máquinas sobre el firme de la ciudad.

El presupuesto previsto para este es mayor que para la campaña ordinaria, rozando los 2 millones de euros. Eso sí, se actuará en menos vías aunque en más metros cuadrados que en la campaña actual. En el foco de estas actuaciones se encontraría la calle Vitoria desde la plaza del Rey hasta Juan Ramón Jiménez, la Calle Madrid, la Plaza Vega o Pozanos, entre otras.

OTRAS NOTICIAS