El Ayuntamiento aspira a implantar la administración electrónica antes de 2020

75549

El Ayuntamiento de Burgos acumula un retraso considerable para la implantación de la administración electrónica, obligatoria a partir de 2020. Tal es así, que la fecha tope prevista era el 2 de octubre de 2018 pero la ley dio un nuevo plazo de 2 años a las administraciones.

Si atendemos a las palabras del concejal de Hacienda, Salvador de Foronda, el ayuntamiento lleva retraso, desde 2007 que salió la ley, aunque al mismo tiempo no lo hay ningún retraso.

De Foronda, capaz de decir una cosa y la contraria, ha explicado este lunes que implantar la administración electrónica es un trabajo de 4 años, basándose en su experiencia en el área tributaria, para decir, unos minutos después, que de aquí a 2020, llegaremos sin problemas para no incumplir la ley.

La Comisión de Hacienda ha dejado sobre la mesa la inversión de casi 6 millones de euros desde 2019 hasta el 2023 para la implantación y mantenimiento de la administración electrónica en el Ayuntamiento. Los dos primeros años se prevén las inversiones más fuertes, con 1,5 millones cada una, mientras que los tres siguientes, se repartirán los 2.850.000 euros. El Grupo Municipal por su parte, ha pedido más explicaciones, que considera necesarias para poder llegar a acuerdos con el resto de los grupos, previos a su aprobación.

Paralelamente, el Ayuntamiento de Burgos tendrá que redactar una ordenanza de Administración Electrónica, que está ya bastante avanzada pero sobre la que De Foronda no se atreve a vaticinar si podrá ser una realidad o no, en esta legislatura.