Dos menores de treinta años pillados mientras conducían borrachos

Dirección General de Tráfico Policía Local

El alcohol sigue estando detrás de numerosas infracciones de tráfico, y prueba de ello es la madrugada tan movidita que vivió la Policía Local de Burgos este pasado martes.

Los agentes explican que detectaron dos conductas extrañas en la conducción, por lo que decidieron darles el alto.

Por un lado, identificaron a un hombre de 27 años que, tras realizarle la primera prueba de alcoholemia, arrojó un resultado de 0,57 mg/l. Tras esperar los minutos necesarios para poder realizar la segunda prueba, el resultado aumentó. Le sancionaron con 1.000€ y le quitaron 6 puntos del carnet de conducir.

Por otro lado, pillaron a un joven de 22 años en una situación parecida. Tras someterle a la primera prueba, el resultado positivo ascendió a 0,54 mg/l, poco tiempo después, descendió a 0,48 mg/l. A este segundo conductor le penaron con 500€ y 4 puntos del carnet.

OTRAS NOTICIAS