Descubierto un establecimiento clandestino de venta de carburantes

La "gasolinera" carecía de los permisos necesarios para desarrollar la actividad

GASOLINERA ILEGAL_surtidor

La Guardia Civil ha descubierto una nave industrial ubicada en la comarca del Valle del Ebro, en cuyo interior se comercializaba y dispensaba carburantes a particulares de manera clandestina. La «gasolinera» carecía de los permisos necesarios para desarrollar la actividad. Una inspección más detallada al negocio, también permitió descubrir otras irregularidades.

El SEPRONA sospechaba de la existencia de un negocio irregular de venta al por menor de carburantes para vehículos, al venir observando un inusual trasiego de vehículos en sus inmediaciones. Las fundadas sospechas se corroboraron al observar «in situ», desde el exterior de la nave, como un turismo estaba repostando combustible mediante una manguera surtidor conectada a un depósito de 4.000 litros de capacidad.

En presencia del titular del establecimiento, se inspeccionó la instalación, verificando la presencia de dieciséis depósitos no homologados de 1.000 litros de capacidad cada uno y otro más con una capacidad para 4.000 litros de lo que parecía ser gasóleo y que hacía las veces de surtidor. El propietario portaba dos carteras que contenían 1.887 euros.

La inspección detectó graves deficiencias referentes a la seguridad, al almacenamiento y a la señalización de seguridad, la nave carecía de medios de extinción de incendios y de retención de líquidos. El titular del establecimiento no pudo aportar permiso alguno de la actividad de despacho de carburante, ni tampoco de almacenaje.

Se ha levantado acta denuncia con todas las irregularidades y carencias detectadas, que será remitida al Servicio Territorial de Industria de la Junta en Burgos. También se ha intervenido diversa documentación, facturas y albaranes, obviamente se han precintado la instalación.