Derroche de fondos públicos

Daniel de la Rosa (Julio 2020)

El alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, ha reconocido este jueves los incumplimientos reiterados del Burgos CF SAD en lo que respecta al mantenimiento del estadio municipal de ‘El Plantío’.

Lo ha hecho en una rueda de prensa tras la celebración de la Junta de Gobierno y cifrando la cantidad que el Consistorio ha tenido que aportar anualmente por esos incumplimientos entre 70.000 y 90.000 euros.

Una cifra que se antoja a todas luces no realista, si se tienen en cuenta todas las necesidades a las que el Ayuntamiento ha tenido que hacer frente ante la pasividad de la entidad blanquinegra.

El Ayuntamiento tenía obligación y la tiene de exigir el cumplimiento del convenio abriendo expedientes sancionadores o estableciendo las reclamaciones oportunas ante los juzgados y no lo ha hecho a pesar de conocerlo.

Este tipo de conducta es inadmisible en un cargo político que tiene la obligación de gestionar y administrar en el modo más eficaz los fondos públicos.

En su discurso para excusar estos incumplimientos, Daniel de la Rosa ha aludido también al Real Burgos, que estuvo por última vez en el estadio en 1996, olvidándose quizás de que él en esa época estaría poco más que haciendo la comunión.

Con la aprobación del pliego para la concesión demanial de ‘El Plantío’, De la Rosa únicamente impone su voluntad y encima lo hace con un número ridículo de concejales.

Obvia De la Rosa su posición socialista, con la que debería defender lo público por encima de todo. Con su actitud, se aleja de este posicionamiento y parece más un representante del PP que de su propio partido.

El empecinamiento de Daniel de la Rosa por esta concesión, en la que ven irregularidades el PP, Cs y Vox, podría dejar entrever también otros intereses ocultos y es que algunas voces ya apuntan al expresidiario Méndez Pozo como el encargado de las reformas que se harán en el estadio.

Sea como fuere, los argumentos esgrimidos por Daniel de la Rosa no parecen convencer a muchos y su insistencia por desvincular a la familia Caselli de la concesión solo hace que oscurecer aún más la cuestión.

loading...