ARCHIVADO EN

¿Deberían negociar convenios colectivos las administraciones en fechas cercanas a las elecciones?

Exteriores Ayuntamiento Burgos (Septiembre 2022)

El acuerdo sellado entre el Equipo de Gobierno y la Policía Local, con amenazas de protestas incluídas, vuelve a poner de manifiesto la necesidad de blindar determinados procesos negociadores en beneficio del ciudadano.

Quizás sería necesario que las administraciones públicas, en el caso que nos ocupa, el Ayuntamiento de Burgos, no pudieran sentarse a la mesa a negociar a falta de, por ejemplo, un año para los siguientes comicios.

A ningún político le apetece encontrarse con una huelga, protestas, mermas en el servicio o ningún otro incidente cuando queda poco tiempo para someterse a la opinión ciudadana. Y esto lo sabemos todos, también los responsables de las distintas negociaciones.

Esto puede suponer un elemento negociador de poder, de cara a alcanzar acuerdos que sean menos ventajosos para el ciudadano, dejando al responsable político contra las cuerdas.

Pero, además, supone un agravio comparativo con colectivos que, por la fecha de sus respectivos convenios, tengan que negociar en otras épocas.

Esto no es nuevo. Desde el día en que se convoquen elecciones, en este caso sería el próximo 3 de abril, se prohiben actos públicos que muestren los logros optenidos. Tampoco se pueden hacer anuncios en medios de comunicación, ni inaugurar obras.

Estas prohibiciones y otras muchas tienen como finalidad velar por un proceso electoral limpio sin que nadie pueda hacer uso de una posición privilegiada.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS