De la Rosa se mete a profesor y sermonea al PP sobre qué hacer y qué no hacer en la oposición

Daniel de la Rosa (Noviembre 2020)

Daniel de la Rosa cree conocer lo que quieren los burgaleses y se permite dar consejos a Carolina Blasco sorbe cómo tiene que hacer su trabajo en el ámbito de la oposición. Esto no deja de ser paradójico, si se tiene en cuenta que De la Rosa es un alcalde que solo escucha a su propio espejo, ese que le dice lo guapo que es, y a su director de Gabinete, Antonio Fernández Santos, a quien no le tose nadie.

«La gente pide otras cosas» explicaba el alcalde; «la gente quiere un debate sobre cada una de las modificaciones», avanzaba De la Rosa, en definitiva un alcalde que, pese a llevar casi dos años viviendo en el «olimpo de los Dioses» sin pisar el suelo de los mortales, cree saber qué queremos ese pueblo llano que, por lo visto, besamos el suelo que pisa.

El alcalde de los sermones en redes sociales, de las charlas paternalistas y de los continuos vaivenes hoy se ha convertido en consejero de oposición, tirando de su dilatada experiencia en este puesto, para decirle al Partido Popular qué debe de hacer y qué no, para ganar votos en las próximas elecciones.

Lo significativo de la intervención del alcalde, es que critica a los populares que con 23 millones de euros de modificación no se debata sobre ellos y, sin embargo, la intervención del alcalde se ha ceñido exclusivamente a aconsejar a Blasco.