De la Rosa se la juega, en lugar de acudir a la Justicia ante el toque de queda

Insta a la Policía Local a ignorar el mandato de la Junta

Veronica Casado Daniel de la Rosa (Noviembre 2020)

El alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, ha vuelto a contradecirse. Hace unos meses afirmó que siempre se colocaría al lado de la Junta. Unas declaraciones exageradas que no se sujetaban por ningún lado y que suponían «vender» la ciudad a Mañueco e Igea sin imposición ninguna.

Este viernes, ante la decisión de la Junta de adelantar el toque de queda a las 20.00 horas y el reproche del Ministerio de Sanidad recondando que eso no se puede hacer, el primer edil ha asegurado que la Policía Local no multará antes de las diez.

Una decisión, la de De la Rosa, que podría costarle otro disgusto legal. Al fin y al cabo, se trata de un alcalde ordenando a la policía que mire para otro lado ante un mandato de la administración regional, por injusto o ilegal que pueda parecer.

La fórmula es sencilla: acudir a los tribunales. Si el alcalde de la ciudad interpreta, como muchos, que la Junta ha vuelto a extralimitarse en sus funciones, debe acudir a la Justicia y no tomársela por su cuenta.

¿Qué pensará el vicealcalde, Vicente Marañón? Y es que, esta situación es una guerra política entre la Junta y el Ayuntamiento, el Gobierno regional de PP y Ciudadanos y el Gobierno central y municipal del PSOE, entre el ego de Francisco Igea y el de Daniel de la Rosa.

Y en medio, ciudadanos y empresas que a estas horas no saben las consecuencias legales de sus acciones de mañana. De momento, hay espectáculos teatrales que han adelantado sus horarios, los comercios ante la incertidumbre de sus horarios de cierre y hosteleros que ni saben ya a qué atenerse.