De la Rosa saca adelante la bonificación del 30% del ICIO al Burgos y después pide que se cambie la norma

plantio

El Ayuntamiento de Burgos confirma la rebaja del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras al Burgos Club de Fútbol Sociedad Anónima Deportiva para las obras realizadas en sus instalaciones. Lo han heco con los votos a favor del PSOE de Daniel de la Rosa, Ciudadanos y Vox, la abstención del Partido Popular que ha emitido el mismo voto en cada una de las bonificaciones traídas en este sentido, y el voto contratio de Podemos, que es el único grupo que ha emitido una valoración sobre la utilidad o no de las obras.

La portavoz de Podemos ha recordado que la «privatización» del Plantío y el regalo del contrato de patrocinio por 1,4 millones de euros, son ya suficiente apoyo municipal para el Burgos C.F. como para reinterpretar la norma que permite la reducción del ICIO para incluirlo como utilidad pública. Y es que, no se da ninguna utilidad de carácter público dado que la obra afecta a una instalación con un único usuario y que, además, rentabiliza la misma para su propio beneficio en los siguientes 40 años.

Ni Vox y Ciudadanos, además de hacer un discurso vacío que motivan su voto por igualdad, no han dado ningún argumento que acredite la utilidad pública

La portavoz popular, Carolina Blasco, ha desmontado el argumentario de Vox y de Ciudadanos, que han considerado que sea quien sea quien pida una rebaja del ICIO hay que aprobarlo sí o sí, recordando que entonces los concejales y el paso de las normas por el Pleno no tendrían ningún sentido.

Más absurdas han sido las explicaciones del concejal de Hacienda, David Jurado, que ha querido convencer a los otros 24 corporativos que el Estadio del Plantío sigue siendo municipal pese a que en los próximos 39 años solo hay un equipo que va a lucrarse con ellas. Jurado hubiera tenido más razón si el alcalde hiciera uso de los días que la ciudad puede emplear el estadio dentro del contrato de concesión, dando uso público a dicha instalación. Pero el primer edil, que pierde la cabeza cuando del Burgos hablamos, ha decidido mirar hacia otro lado en el interés público ignorando el uso del Plantío, por ejemplo, para los conciertos de San Pedro y San Pablo. Una cuestión que Arroyo le ha soltado en la cara a Jurado en su segunda intervención.

Más hipócrita ha sonado el señor Jurado cuando, dirigiéndose a la portavoz de Podemos, ha querido decir que en la práctica el único que utilizaba el Plantío antes de la concesión era el Burgos, como si eso fuera por obra y arte del Espíritu Santo y no por la voluntad, deseo y cerrazón de los Equipos de Gobierno de Javier Lacalle y Daniel de la Rosa.

Pero si hay que hablar de hipocresía, la breve intervención del Daniel de la Rosa, se pone la nota. Tanto la portavoz del Partido Popular y el Concejal de Hacienda han dejado claro que la ordenanza tiene una parte técnica y una discrecional que nace de la voluntad de los partidos políticos, que pueden votar a favor o en contra. De la Rosa ha dado la razón a ambos y ha pedido que se modifique la norma que nació para ayudar a las empresas en eventualidades, como el famoso incendio de Campofrío y por el texto de la norma, muchas empresas están intentando aprovecharse de ella. Pues bien, si tenemos claro que la norma se creó con la intención de ayudar en eventualidades, somos conscientes de que ninguna de las empresas que lo han solicitado la han tenido y el voto es discrecional, no hay ninguna argumentación para votar a favor de la misma más allá del deseo de los grupos municipales de ayudar a unas empresas.

Es curioso que De la Rosa compre ahora el discurso de Carolina Blasco cuando ya se han aprobado varios de estas bonificaciones. Así pues, una vez perdonado, o dicho de otra forma, devuelto el 30% del ICIO al Burgos Club de Fútbol, el equipo de fútbol del alcalde de la ciudad, en las mejoras del césped y en las actuaciones en la calle 2 de mayo, De la Rosa ha instado a Jurado a modificar la norma para que estas bonificaciones lleguen solo cuando ocurre algo grave.

OTRAS NOTICIAS