De la Rosa pide reducir el contacto social en interiores y al mismo tiempo recibe al San Pablo en el Monasterio San Juan

Daniel de la Rosa (Septiembre 2020)

El alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, lo ha vuelto a hacer. Es capaz de decir una cosa y hacer inmediatamente la contraria sin que nadie, más que él solito, lo provoque.

Este martes, De la Rosa ha sacado un nuevo bando de alcaldía, su segunda forma favorita de hablar después de los vídeos en Redes Sociales, para pedir a la gente que extreme las precauciones ante la incidencia que nos mete de lleno en la cuarta ola de la pandemia.

El bando/sermón de De la Rosa no era necesario pero, tampoco está de más. En el mismo se pide «evitar en la medida de lo posible el contacto social en lugares cerrados o con poca ventilación sobre todo con personas no convivientes». Una petición laxa si tenemos en cuenta que la Junta ya ha prohibido las reuniones de no convivientes.

Lo llamativo de todo esto es que 24 horas después, el propio alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa ha organizado una recepción municipal al Club de Baloncesto San Pablo, por su victoria en la Copa Intercontinental el pasado 6 de febrero.

Ni urge, ni es necesario, ni si quiera se ha hecho nada más ganar la copa. Nada de eso. Se ha escogido una fecha y como casi todo lo que hace De la Rosa, se ha escogido mal.