De la Rosa pide a Burgos lo que ni él mismo es capaz de cumplir en el Ayuntamiento

Puerta Giratoria Ayuntamiento Entrada (Octubre 2020)

«Consejos vendo…» dice el inicio de un refrán popular que bien podría achacarse al alcalde Daniel de la Rosa cuando entra en modo histeria por el COVID.

El sermón de De la Rosa sobre el Covid, la culpabilización a los ciudadanos y los insistentes mensajes desde cada rincón de la ciudad para pedirnos que seamos buenos hacen aguas cuando le toca a él hacer algo.

Una de las medidas más eficaces para la lucha contra el coronavirus es la ventilación. A esta, se suma además la necesidad de evitar al máximo los contactos con las manos, por ejemplo, en las puertas de entrada.

Pues bien, el alcalde de Burgos ha decidido, desde este mismo jueves, volver a cerrar la puerta de entrada del Ayuntamiento de Burgos que obliga, a todo el que entre, a empujarla con las manos. Por cierto, una mole pesada que obliga a algo más que un ligero empujón.

Si De la Rosa no es capaz de hacer cumplir los protocolos de seguridad más mínimos dentro de la institución que dirige, ¿qué hace pidiendo nada de puertas a fuera?

Si el motivo es que los funcionarios de la planta baja se enfrían, a buen seguro, De la Rosa les dirá que ahora lo único que importa es el coronavirus.

loading...