De la Rosa hunde la hostelería

Daniel de la Rosa (Junio 2020)

El alcalde de Burgos, Daniel De la Rosa, está dispuesto a dar la puntilla a la hostelería local, después de anunciar que comparte con la Junta de Castilla y León la decisión de cerrar todo el ocio nocturno de la ciudad durante unos quince días.

La decisión aún no está tomada pero podría hacerse efectiva en las próximas horas, según ha explicado el regidor municipal, quien ha mantenido con la consejera de Sanidad, Verónica Casado, una conversación a primera hora de la mañana.

La medida se antoja injustificada a todas luces, por más que De la Rosa trate de justificarla en los brotes que el Gobierno autonómico ha confirmado en los últimos días en la ciudad.

A tenor de estos datos, y salvo que las administraciones estén mintiendo, solo están confirmados dos brotes importados en la ciudad, que afectarían a una veintena de positivos en Covid-19, mientras que está en estudio un tercero, vinculado a una joven con síntomas desde el pasado fin de semana.

Así las cosas, cuesta entender o justificar la decisión que pretende el alcalde auspiciado por la consejera, ya que no existe ni un solo indicio confirmado en la ciudad de que los establecimientos de ocio nocturno estén detrás de uno solo de los casos.

Por ello, la medida planteada por Daniel De la Rosa no solo se antoja innecesaria sino que además atenta directamente contra un sector muy castigado por la crisis del coronavirus.

La medida podría hundir al colectivo de hosteleros y suponer un “verdadero virus” para un colectivo que ha tenido que soportar cómo se le criminaliza constantemente sin aportar ni un solo dato objetivo o contestable.

Por si esto fuera poco, Daniel De la Rosa está dispuesto a tomar medidas adicionales, como reducir el aforo y el horario de las terrazas de hostelería pese al buen comportamiento generalizado de los burgaleses, del que alardean todas las administraciones.

De consumar sus pretensiones, el alcalde será responsable de la ruina de muchos empresarios y de la estocada definitiva a un sector al que solo se le han hecho promesas pero al que no ha llegado ni una sola ayuda municipal.

De la Rosa se excusa en otras administraciones a la hora de justificar que, por ejemplo, no lleguen las ayudas municipales prometidas al alquiler. Tal vez, debiera ser más consciente de lo que tiene entre manos, asumir responsabilidades y dejar de desviar la atención hacia otros sectores, cuando la solución a algunos problemas está en sus manos, al igual que el futuro de muchas familias.

loading...