ARCHIVADO EN

De la Rosa anuncio un modelo para el Centro de Creación Musical en 2018 opuesto a lo que se ha firmado hoy

Nada nuevo bajo el sol de Daniel de la Rosa. El «donde dije, digo…» se ha convertido en la política habitual de un regidor al que le duran muy poco sus compromisos. En noviembre de 2018, Daniel de la Rosa hablaba en esta casa, en Canal 54, sobre el futuro que consideraba que tenía que tener el Centro de Creación Musical. Tenía que tener una filosofía completamente diferente a la habitual. Lo comparaba con la Parrala y descartaba, por supuesto, la venta de alcohol al tratarse de un edificio público.

Pues bien, no han pasado ni 3 años y de esto no queda nada. De la Rosa ha adjudicado el Centro de Creación Musical y se mantiene firme en el uso de su licencia como Sala de Fiestas y, además, lo del consumo de alcohol ya no es ni discutible. De hecho es todo lo contrario, cuanto más alcohol se consuma en el Andén 56 mejor, porque un pírrio porcentaje de lo que se venda en sala se destinará, agárrense, a prevenir el consumo del alcohol.

La actividad principal del Centro sería la propuesta por el IMC, decía De la Rosa, con otra actividad complementaria, la de los conciertos de una empresa concesionaria. Pues bien, el contrato sellado este miércoles cede al Ayuntamiento 9 días al año. 9 de 365.

Lo cierto es que poco o nada queda de aquel jóven Daniel de la Rosa lleno de ideales que entró, de la mano de Ángel Olivares, al Ayuntamiento de Burgos. Es posible que ni él ni nadie pudiera imaginar que llegaría, algún día, a sentarse en el sillón de alcalde pero lo que es seguro es que él no pensaría que iba a ser capaz de cambiar de manera tan radical como lo ha hecho.

Fue entonces, por aquel alejado año 2008, cuando comenzó a fraguarse el reglamento del Centro de Creación Musical. El responsable de juventud en el PSOE, Daniel de la Rosa, elevó una propuesta en la que pidió que el centro, al tratarse de un espacio público, no vendiera ni dispensase alcohol.

Si De la Rosa lo pensaba en 2008 y lo seguía pensando en 2018, ¿qué es lo único que ha cambiado? Su cargo en el Ayuntamiento.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS