Convierten la plaza del Rey San Fernando en una gymkana de obstáculos

Plaza Rey San Fernando
Plaza Rey San Fernando

Carpas, carteles, esculturas, paneles y coches se ven obligados a convivir cada en día en la emblemática Plaza del Rey San Fernando, convertida un auténtico despropósito para el burgalés y el visitante.

Los obstáculos instalados con el beneplácito del Ayuntamiento de Burgos representan un atentado contra la movilidad en la ciudad, ya que la accesibilidad queda obstaculizada por la cantidad de elementos colocados en la plaza. Por no hablar de lo que supone para quienes tienen problemas de visión.

Las esculturas (casi 40) estarán allí «durante semanas» porque así lo ha dispuesto el expresidiario Michel Méndez Pozo, a quien desde su puesto de vicepresidente en la Fundación de la Catedral parece no encontrarse con ningún obstáculo a sus deseos, aunque estos contravengan el interés común.

Lejos de esto, el alcalde Daniel de la Rosa corre raudo y veloz a todas sus llamadas, la última la inauguración de estas esculturas, que seguramente puedan cumplir mejor su misión en el Camino de Santiago, para el que fueron diseñadas a modo de señalas.

A estas esculturas las acompañan unos carteles de gran formato que tratan de explicar porqué están allí instaladas condicionando el paso a los peatones y complicando los accesos de carga y descarga a repartidores cada mañana.

Por si esto fuera poco, en las últimas horas también se han instalado junto a la Catedral varias carpas de la ONCE, otro elemento más que atenta contra una movilidad que se encuentra otros obstáculos como el cartel de la exposición de Las Edades del Hombre.

Así pues, la reflexión está servida y en la balanza parece decantarse la accesibilidad universal a cualquier capricho o foto, por muy singular que esta sea.