Continúa abierto el procedimiento penal contra Maté y los Árbitros por desobediencia al Juzgado

Marcelino-Maté-Imagen-FCYLF

La desobediencia tiene un precio, aunque no lo parezca. Y es que, el procedimiento penal contra el presidente de la Federación de Castilla y León de Fútbol, Marcelino Maté y el Comité Técnico de Árbitros de Castilla y León por desobediencia a una resolución judicial sigue aún su curso.

Todo parte de las constantes desobediencias de ambos órganos durante la temporada pasada, tras la medida cautelar dictada por el Juzgado Número 5 de Valladolid para que el Real Burgos C.F. SAD jugase en el Grupo VIII de la Tercera División.

Como es sabido, Maté decidió desobedecer el mandato judicial argumentando que él no podía hacer nada ya que otros le decían que no lo hiciera. El problema es que ningún otro es más que un juez y se entendió esta actitud, tras varios requerimientos, como una desobediencia que puede tener consecuencias penales.

En la misma línea está el Comité Técnico de Árbitros, informados en todo momento de la existencia de dichas medidas cautelares. Los colegiados hicieron caso omiso al requerimiento judicial y se personaron en los partidos de competición de un calendario que no incluía al Real Burgos como dictaba la medida cautelar. Fueron colaboradores necesarios para que el Real Burgos no pudiera jugar y, por tanto, también están incluidos en ese procedimiento penal.

Así las cosas, y aunque el Real Burgos ha regresado a Tercera División, lo ha hecho una temporada tarde, evidenciando así la desobediencia manifiesta tanto del Presidente como del Comité de Árbitros.

Hoy en día el procedimiento sigue su curso a la espera de conocer qué resuelve finalmente el juzgado en relación con este asunto.

loading...