Consejos para evitar intoxicaciones por monóxido de carbono

Los casos de intoxicación por monóxido de carbono se concentran principalmente en los meses de octubre a marzo

Las temperaturas en la provincia de Burgos serán muy bajas a lo largo de las próximas jornadas. Estas circunstancias incrementan el uso de elementos de climatización y el consiguiente riesgo de accidentes en el hogar debido a un mal funcionamiento de los sistemas de calefacción o a una ventilación insuficiente, lo que puede acarrear lesiones graves o incluso la muerte.

La mayor parte de las intoxicaciones domésticas de este tipo se produce por la acción del monóxido de carbono (CO), un gas tóxico que se caracteriza por ser inodoro, incoloro e insípido, lo que dificulta su detección por los sentidos. Se produce durante la combustión y puede resultar peligroso en espacios cerrados con déficit de oxígeno, dando lugar a intoxicaciones por inhalación. En Castilla y León, los casos de intoxicación por monóxido de carbono se concentran principalmente en los meses de octubre a marzo.

La principal causa de estas intoxicaciones suele ser la mala combustión en sistemas de calefacción que utilizan combustibles vegetales como carbón, leña, o pellets de madera, así como el mal funcionamiento de instalaciones de gas.

Para prevenir este problema, se deben seguir algunas medidas clave:

  1. Mantener una ventilación adecuada en áreas con calefacciones alimentadas por combustibles vegetales.
  2. Evitar la colocación de estos aparatos en dormitorios.
  3. Revisar chimeneas de instalaciones de calefacción que empleen combustibles vegetales.
  4. Asegurarse de que las instalaciones de gas estén correctamente instaladas y someterlas a revisiones periódicas por profesionales.
  5. Verificar que la llama de los equipos de gas sea del color adecuado durante su funcionamiento (más azul indica una combustión más perfecta).
  6. Colocar los aparatos en lugares bien ventilados y no bloquear las rejillas y respiraderos de la casa.
  7. Revisar chimeneas y conductos de ventilación antes y después de la temporada de frío.

Además, es aconsejable instalar detectores de monóxido de carbono en viviendas para una detección temprana. La intoxicación ocurre cuando se inhala CO, que luego se introduce en la sangre a través de los pulmones, impidiendo el transporte de oxígeno por la hemoglobina. La gravedad depende de la concentración y el tiempo de exposición. Los síntomas comunes de la intoxicación incluyen mareos, dolor de cabeza, vómitos, calambres y desmayos. Ante cualquier indicio, es crucial seguir estos pasos:

  1. Ventilar el área abriendo puertas y ventanas.
  2. Llamar al 1-1-2 para recibir instrucciones de emergencia.
  3. Alejar a las personas afectadas del origen del CO.
  4. En casos de falta de respiración, practicar la reanimación cardiorrespiratoria hasta la llegada de ayuda médica.

OTRAS NOTICIAS