Como siempre los malos son los bares, ¡Y no es cierto!

Barra Bar Pub

Es curioso comprobar que vivimos en una sociedad, en la que sea por lo que sea, siempre terminamos haciendo «pagar el pato» a los de los bares(no al botellón, no a las celebraciones familiares y de amigos,no…). Ahora con la Covid-19 no iba a ser menos, en una demostración manifiesta de que hemos perdido la cabeza.

Partamos poniéndonos en situación  y analizando la primera premisa :a nadie se le obliga  a ir a los bares para nada, otra cosa es que en los mismos encontremos el elemento básico del propio ser humano, un modo de relación e interacción con los demás; un cauce para humanizarnos más allá del mero hola y adiós, del confinamiento al que hemos estado sometidos y, de la restricción de libertades a las que nos someten indefectiblemente las decisiones de nuestros políticos (que no saben hacer otras cosas).

Pues bien dicho anterior, vamos al «nudio gordiano» de la cuestión: Burgos vivía feliz y contento, con todas las restricciones que se le ocurrían al Presidente Alfonso Mañueco y a su vicepresidente Francisco Igea, y sin ningún contagio, hasta que hace muy pocos días  vinieron dos ciudadanos de otras comunidades Autónomas y al parecer infectaron a un grupo de burgaleses (aún así la verdad es que los números no son ni para escandalizarse, ni para generar ningún tipo de alarma social). Estos son los hechos.

Es decir,  a pesar de la dificultad existente en intentar cumplir la normativa y las críticas que puedan realizarse,  los bares no estaba causando ningún problema, ni causando ningún nuevo «brote » de casos.Pero como siempre, lo más fácil es culpabilizar a la hostelería de todo lo que pasa.Es como un saco de entreno de boxeador que aguanta todos los golpes.

En este punto insistir, que si las autoridades se preocupasen de impedir la circulación de personas desde territorios «peligrosos», en este momento, como Cataluña, Aragón, ¿Navarra?,.. a territorios limpios como era Burgos, aquí no habría pasado nada por mucho que los bares restaurantes, Pubs y Discotecas de nuestra ciudad hubieran seguido haciendo su trabajo. El problema, la causa ,no eran ni son los burgaleses residentes en Burgos capital que pasan sus vacaciones en la misma, sino los que vienen de fuera sin ningún control.

Sin esto no habría existido ningún repunte, porque en Burgos (al menos en la capital),no había «ningún» infectado,al menos así lo decían los datos publicados.

Y perdonen, pero la cuestión de los asintomáticos, es un «cajón de sastre» que se utiliza para explicar las cosas que nadie sabe explicar y por tanto la dejaremos de lado.

Los ciudadanos «anónimos» viajan de un país a otro,de una Comunidad a otra, sin ningún tipo de control y sin que la Junta de Castilla y León haga otra cosa que restringir una y otra vez los derechos de los burgaleses y, como no, los de los bares

Por tanto, hay cuestiones que parecen totalmente lógicas y fáciles de comprender, donde no hay personas que puedan infectar, no hay posibilidad de rebrotes, sea en el supermercado, en los comercios, en las edificaciones o en los bares y por eso, en lugar de estar cerrando un día sí y otro no los bares, lo que la Junta de Castilla y León tiene que preocuparse es de controlar y poner todos los recursos a su alcance para que otros españoles de otras Comunidades Autónomas con un elevado número de casos por Covid viajen a Burgos sin haberse hecho previamente, en tiempo y forma, los oportunos test-PCR, o garantizando (no se cual es el modo) que los visitantes vengan a Burgos siendo portadores del virus.

Piensen que no es fácil que el tránsito de los residentes entre Burgos-La Rioja-Cantabria-Asturias generase problemas(al menos hasta la semana pasada), porque en ninguna de estas comunidades hay infectados y por ello las medidas de control podría ser mínimas.

Pero cuando se permite ir de un lado para otro a residentes de Comunidades «con problemas», hacia otras, lo único que se consigue es alimentar una posibilidad de contagio, del que desde luego y a pesar de cuanto se quiera decir, no son responsables ni bares, ni restaurantes,ni la hostelería de Burgos.¿Porqué entonces no se controlan los movimientos de personas entre determinadas comunidades Autónomas, en lugar de hacer «pagar el pato» de todo, siempre a los mismos?

loading...