¿Cómo pueden circular autobuses con las rampas estropeadas?

Rampa-Autobús-Estropeada

Esta es una pregunta de esas que, en los Plenos, parecen molestar. Ciertamente no es nueva pero sigue siendo una duda entre los usuarios del servicio de autobuses y, de manera específica, entre quienes las necesitan sí o sí para acceder a este servicio público.

Y es que, en más de una ocasión, los propios conductores han sabido que la rampa no funcionaba antes de sacarla, lo que evidencia que ese vehículo se ha puesto en servicio con el acceso por rampa estropeado.

A nadie se le ocurriría que un autobús al que no se le abren las puertas estuviera prestando servicio. Sería ridículo, dado que si la puerta no se abre, los ciudadanos no podrían acceder a dicho servicio. Pues el hecho de que no funcione una rampa es exactamente igual, aunque el número de usuarios a los que se les impide el acceso sea menor.

Este no es un hecho aislado, fruto de una casualidad un día concreto. Es un problema que se repite sistemáticamente en nuestra ciudad y que parece no estar entre las prioridades de quienes dirigen el servicio de movilidad de la ciudad.

OTRAS NOTICIAS