Comienza la vista entre Ayuntamiento y Junta en los juzgados por las casas de apuestas

El Ayuntamiento de Burgos y la Junta de Castilla y León se verán las caras este próximo martes en los juzgados, por la limitación dictada por el primero para frenar la proliferación de las casas de apuestas en la ciudad.

Por ponernos en contexto, el Ayuntamiento de Burgos decidió, con los votos a favor de todos los partidos políticos, modificar el Plan General de Ordenación Urbana para prohibir la apertura de casas de apuestas en el entramado urbano de la ciudad. Esto es, el bajos de edificios. Se utilizaba así la misma herramienta que impide que un bajo se instale una industria o que condiciona la separación entre discotecas. Con la nueva medida, estos negocios podrían abrir en centros comerciales, en zonas industriales o similares pero no frente a colegios o en bloques de edificios por ejemplo.

Eso sí, las casas de apuestas ya instaladas, y que no son pocas, seguirían donde están, pues la norma no puede tener carácter retroactivo.

Tras aprobarse la medida, la presión del sector se elevó hasta la Junta de Castilla y León, que es quien tiene la competencia en la regulación del juego en la Comunidad, aunque no en lo que a urbanismo se refiere.

Así, la administración regional pidió al Ayuntamiento que deshiciera su acuerdo y permitiera a las casas de apuestas seguir abriendo a pie de calle.

Pero la pretensión de la Junta, entonces gobernada por PP y Ciudadanos se chocó contra la firme convicción municipal, de nuevo con todos los partidos a favor, incluídos PP y Ciudadanos, abocando este conficto a los juzgados.

Y en esas estamos, este próximo martes, a las 10.30, echa a andar la primera de las vistas cuya conclusión dirimirá si el Ayuntamiento tiene razón o no, aunque lo que está en juego no es la razón de una administración, sino atajar o no un problema que afecta cada vez a más personas, asociado al juego patológico.

OTRAS NOTICIAS