Clasismo y discriminación a los medios de comunicación en el MEH

Medios de comunicación apartado de la rueda de prensa para dejar paso a los políticos
Medios de comunicación apartado de la rueda de prensa para dejar paso a los políticos

Por segunda vez en lo que va de mes la presencia de un Consejero de la Junta de Castilla y León en Burgos se ve salpicada con el desprecio al trabajo de los medios de comunicación.

Si la semana pasada eran Ángel Ibáñez y Verónica Casado quienes mostraban su pasotismo ante los profesionales de los medios, hoy ha sido Javier Ortega quien, indirectamente, ha visto como los periodistas burgaleses son menospreciados.

El Museo de la Evolución Humana ha optado por presentar este lunes, 13 de julio, sus dos últimas exposiciones. No es una fecha cualquiera, pues se celebra hoy el décimo aniversario desde su inauguración. Pero la organización ha tenido a bien hacerlo en uno de los pasillos más angostos del monumental edificio, que otra cosa no, pero grande es. Si bien es cierto que en anteriores exposiciones las presentaciones a los medios de comunicación se han hecho en esos lugares, no es menos cierto que la situación derivada del COVID-19 y las restricciones legales de distancia social hacen del todo desaconsejable este lugar.

Pero dicho esto y una vez decidido por la organización que era ese y no el salón de actos, o el espacio abierto frente a la librería el lugar para hacer la presentación a los medios, han optado por dividir el pasillo en dos partes: primera clase y segunda clase.

Esa primera clase, la que gozaba de vistas directas de cada uno de los interlocutores estaba formada por responsables políticos. Esos que iban ahí a pasar el rato sin más. Sin embargo, los profesionales de los medios de comunicación, los que han sido convocados ahí en el desarrollo de sus trabajos, los que acudían a cubrir la información para poder transmitir la existencia de estas dos nuevas exposiciones, se han visto relegados al ultramundo. Algunos incluso no tenían ni vista directa de quien hablaba y contemplaban únicamente una columna o una pared.

Nota media de la organización un cero tan grande como el Museo de la Evolución Humana, misma nota que las absurdas excusas que se ponían desde la organización para disculparse porque el motivo de relegar a los profesionales de los medios de comunicación a la trastienda no era otro que las normas.

Y sigue siendo triste, patético y paupérrimo que en las ruedas de prensa se aplauda a los que intervienen, más aún si se aplauden entre los políticos y burócratas intervinientes.

Lo mínimo que puede esperarse de una entidad así sería una disculpa pública que, por cierto, no es la primera vez que se da en nuestra ciudad, primando de forma clasista a quienes solo están ahí para lucir palmito.

loading...